Los datos vuelven a avalar la eficacia de Madrid Central. En el segundo trimestre del año, el único con el sistema de multas de Madrid Central funcionando al completo, las estaciones de medición del Ayuntamiento han constatado los niveles más bajos de contaminación por dióxido de carbono (NO2), de toda la serie histórica, es decir, de los últimos diez años. Así lo afirma un informe de Ecologistas en Acción que toma como base los registros públicos municipales de polución. La bajada de gases contaminantes se comprueba tanto en la estación de la plaza del Carmen (la única en el interior de Madrid Central) como en el valor medio de la red desde que esta comenzó a funcionar (enero de 2010). «Viendo estos datos, resulta tremendamente irresponsable la suspensión de esta medida por parte del actual Gobierno municipal», afirma Juan Bárcena, de la ONG ecologista.

La ONG realiza un balance mensual a partir de los datos oficiales. Así, los datos de contoaminación de junio fueron en general positivos, en comparación con los registros de años anteriores, pese a ser un mes con un único día de precipitación. Los niveles de dióxido de nitrógeno registrados este año fueron inferiores a los de 2018 en 15 de las 24 estaciones de la red. En cuanto al valor medio de la red correspondiente al mes de junio de 2019, el registro alcanzado, 25 µg/m3 (microgramos de contaminante por metro cúbico de aire), fue el segundo más bajo para un mes de junio de los últimos 10 años.

En este sentido, destacan los datos positivos de la plaza del Carmen, la única estación de la red ubicada dentro del perímetro de Madrid Central. En junio de 2019 registró 26 µg/m3, 12 menos (reducción del 32%) que el registrado en 2018, y cuatro menos (reducción del 13%) que la medición más baja alcanzada en el mejor año del pasado.Esto significa que los niveles de contaminación en Madrid Central fueron inferiores a los registrados en junio de los nueve años anteriores.

Este efecto no se quedó solo en el interior de Madrid Central, sino que alcanzó a varias estaciones del perímetro, como Cuatro Caminos (que redujo sus niveles medios en 12 µg/m3) en Cuatro Caminos, Retiro (9 µg/m3 menos),  Escuelas Aguirre (inferior en 8 µg/m3) y plaza de Castilla  (7 µg/m3 menos). En conjunto, el valor medio de la red experimentó una disminución del 17% (5 µg/m3) respecto al valor medio de los nueve años anteriores.

«Un mes más los datos indican que no existe evidencia alguna del llamado efecto frontera«, señala el informe, «puesto que no se detecta incremento de contaminación en las zonas aledañas al perímetro de Madrid Central. Al contrario, Madrid Central ha ejercido un efecto contagio, ya que la tendencia clara tanto en junio como en todo el segundo trimestre es a una reducción generalizada de la contaminación por NO2 en toda la ciudad, más intensa en el perímetro de Madrid Central y las zonas adyacentes, y más modesta hacia la periferia».

Con los datos de junio ya es posible hacer también un balance del segundo trimestre (de abril a junio), el primero en el que las multas de Madrid Central han estado vigentes (entraron en vigor el 16 de marzo). Así, Ecologistas en Acción destaca que la estación de la plaza del Carmen ha alcanzado en estos tres meses el valor mensual más bajo registrado en la historia de dicha estación (para cualquier mes), 22 µg/m3 por dióxido de nitrógeno. Además, en cuanto al valor medio de la red, en mayo se alcanza el dato mensual más bajo registrado (para cualquier mes) desde que la actual red comenzó a funcionar (enero de 2010) para este mismo contaminante. Es decir, que este trimestre ha sido ha sido el que ha registrado los niveles más bajos de contaminación por NO2 en toda la red.

Para Juan Bárcena, «los datos muestran con nitidez una consolidación de los efectos positivos que Madrid Central ejerce sobre la calidad del aire, tanto dentro del perímetro de aplicación de la medida como en general en toda la ciudad, ya que los registros son claramente mejores que los correspondientes a los años anteriores». Por ello, «la suspensión de facto de esta zona de bajas emisiones mediante la retirada de las multas que ha consumado el nuevo Gobierno municipal es una gravísima irresponsabilidad de dramáticas consecuencias para la salud de la población». Además, los Ecologistas han constatado que se ha producido un deterioro de los registros desde el día siguiente del anuncio de la suspensión de las multas (18 de junio), quizá porque algunos conductores pensaron que la moratoria se aplicaría antes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: