Internacional

Macri echa al jefe de la Armada por la desaparición del submarino Ara San Juan | Argentina


La desaparición del submarino argentino Ara San Juan, hace 31 días, tiene su primera víctima política. El presidente, Mauricio Macri, ha pasado este sábado a retiro al jefe de la Armada, el almirante Marcelo Srur, envuelto en una crisis interna de incierta resolución. El Gobierno ha iniciado una investigación interna para determinar la cadena de responsabilidades de aquel miércoles 15 de noviembre, cuando se perdió todo contacto con el buque. La presión hacia la cúpula militar es doble: por un lado deberá determinarse si el Ara San Juan estaba en condiciones de navegar; por el otro, Srur está acusado de retacear información clasificada al presidente, como el parte en el que el capitán del submarino reportó una entrada de agua que derivó en un cortocircuito en las baterías. Mientras tanto, en tierra, los familiares de los 44 tripulantes que murieron a bordo exigieron que la búsqueda no se detenga.

Durante los primeros días de búsqueda, Macri pidió que los esfuerzos se concentraran en hallar el submarino y se dejara para más adelante las responsabilidades políticas. Ese plazo parece cumplido. Srur quedó bajo la mira cuando se filtró a la prensa un parte del capitán del buque en el que advertía de una avería. En el texto, recibido en la base de operaciones, podía leerse: “Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N°3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías. Baterías de proa fuera de servicio. Al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal mantendré informado”.

La Armada consideró que el mensaje no merecía el estatus de emergencia y ordenó al Ara San Juan que pusiera proa a Mar del Plata, el puerto de destino al que nunca llegó. El problema fue que cuando el presidente preguntó qué había pasado durante una reunión con los altos mandos, Srur se limitó a decir que no tenía información como para responder a esa pregunta. Cuando el mensaje del comandante del submarino se hizo público la confianza se rompió y la salida de Srur fue sólo cuestión de tiempo.

Junto con Srur, pidieron su retiro cuatro jefes navales, todos en la línea de sucesión del jefe máximo. La salida de todos ellos supone el descabezamiento de la Armada y dejará a Macri las manos libres para arrancar de cero. Además de administrar el sumario interno, los nuevos jefes deberán brindar toda la información que requiera una comisión de accidentes integrada por tres exjefes del Ara San Juan, uno de ellos con su hijo entre las víctimas del accidente. La comisión tendrá presupuesto propio y podrá contratar expertos internacionales. Por el momento apenas podrán investigar si se siguieron correctamente los protocolos, es decir, si los jefes actuaron correctamente ante el aviso de alerta y, sobre todo, si se cumplieron los controles técnicos obligatorios para este tipo de naves.

Pero para saber qué pasó realmente con el submarino aquel 15 de noviembre, deberán esperar a que el casco aparezca, algo que a estas alturas puede no suceder jamás. La zona de búsqueda ya fue rastrillada sin éxito y puede que el buque haya caído a un abismo del mar inalcanzable para el hombre.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment