El regreso de Eden Hazard, su conexión con Karim Benzema, el hambre incansable de gol de Sergio Ramos, la pegada en contraposición de la relajación, el nulo efecto de los cambios de Zinedine Zidane. Son las luces y sombras del regreso del Real Madrid a la competición.

El Real Madrid arrancó con triunfo ante el Eibar para responder la exigencia que marcó el líder de LaLiga Santander, el Barcelona, en pleno proceso de adaptación a una nueva vida futbolística. Con sensaciones extrañas jugando de local lejos del estadio Santiago Bernabéu, midiendo el físico en ritmo de competición en el primer acto antes de rebajar la intensidad con el marcador a favor en el segundo y con los primeros sustos para Zinedine Zidane. El más preocupante en una demarcación que no tiene doblada en la plantilla, la del lateral derecho. Una torcedura de tobillo de Dani Carvajal provocó un experimento con Ferland Mendy a banda cambiada.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: