Portada

Los vecinos se las ingenian ante la falta de patrullas

consultor seo


La falta de patrullas de la Guardia Urbana está obligando a muchos ciudadanos a tomar medidas
contra la inseguridad. Son vecinos de zonas de Barcelona donde hasta no hace mucho estos problemas se antojaban lejanos… “Hace poco, después de que se metieran en su aparcamiento, una comunidad de propietarios de la calle Marquès de Mulhacén contrató un servicio de seguridad privada –dicen en la asociación de vecinos de Pedralbes–. También se colaron por los jardines en comunidades de Bosch i Gimpera y Enric Giménez y se encaramaron a los primeros pisos. Cada día hay más cámaras. Además, últimamente varias comunidades se están sumando al servicio de seguridad privada compartido que tenemos en el barrio. Muchas están pidiendo información. La situación no es de alarma, pero sí de preocupación. La gente toma medidas. Pasan cosas que nunca habían pasado… como que a media tarde den tirones cerca del Real Club de Tenis”.






Las asociaciones de vecinos proponen mejorar la iluminación y recuperar a los serenos

En Pedralbes creen que los policías municipales hacen un buen trabajo. “El contacto es fluido, pero no tienen efectivos. Un coche patrullando por un distrito no intimida a los delincuentes. Convendrían más agentes patrullando a pie, recuperar la figura del sereno y mejorar la iluminación. Aquí por la noche todo queda muy oscuro…”.

“Nosotros tenemos una red de 180 conserjes muy atentos –dice Bartolomé Criado, de la asociación de vecinos y comerciantes del Turó Park–. Y en cuanto ven a alguien sospechoso lo fotografían y comunican a los Mossos y la Guardia Urbana. Nos coordinamos por WhatsApp. Nos gustaría que hubiera más agentes en el barrio, pero entendemos que lo que está pasando en el centro de Barcelona es muy grave. En estos momentos tenemos que facilitarle el trabajo a la policía”.


“Me dejaron la casa patas arriba”, explica una vecina

La inquietud también se extiende por el barrio de Tres Torres. Un edificio de la calle Calatrava registró dos robos en pisos en los últimos meses. “Me dejaron la casa patas arriba –recuerda Ángela García–… Y hace dos meses entraron en casa de una vecina estando ella dentro. Afortunadamente no se dio cuenta. La gente no se siente segura. Cada vez más vecinos instalan alarmas”. “Es que están escalando fachadas –tercia Luis Tusell, de la asociación de vecinos–… y si vas a la comisaría de los Mossos a poner una denuncia la espera es de tres horas por la falta de agentes. Estamos preparando una coordinadora de todas las asociaciones de vecinos de Sarrià-Sant Gervasí para conseguir mayor atención de las administraciones”.





Y la inseguridad no se circunscribe a este lado de la ciudad. Los comerciantes de Gran de Sant Andreu denuncian que están sufriendo una serie de asaltos y hurtos nunca vistos. El de Sant Andreu es otro de los distritos que padece la falta de agentes. “La noche del martes entraron en una tienda de telefonía móvil y en una juguetería –dice Prosper Puig, de la asociación de comerciantes–. Desde hace tres meses hay un asalto a la semana, sobre todo en comercios de telefonía. Muchos están poniendo puertas mucho más gruesas. Los negocios tratan de autoprotegerse. Ahora la mitad de la calle está de obras, y la otra pacificada. Por las noches no pasan ni coches. Así los delincuentes lo tienen mucho más fácil. También se dan más hurtos en las tiendas. Nunca había pasado nada igual. Teníamos una tranquilidad que hemos perdido”.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment