La diputada de Junts per Catalunya, Laura Borràs, ha desvelado tras su entrevista con el Rey, durante la ronda de consultas, que los tres disputados suspendidos de su partido “no están dispuestos a renunciar a su acta porque presentarse a unas elecciones no era un acto simbólico para ellos”. La decisión de mantener la condición de parlamentarios tiene consecuencias sobre la mayoría de la Cámara para la investidura del candidato del PSOE, Pedro Sánchez.

La mayoría simple bajaría a 173 diputados al no renunciar a su acta Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez. Con la abstención de los dos diputados de Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos), Pedro Sánchez tendría asegurada su investidura en segunda votación, siempre que logre sumar estos 173 votos. Para este resultado requiere los votos de PSOE, Unidas Podemos, PNV, Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria.  

Respecto a las características que debería tener el candidato que Junts per Catalunya apoyaría en la investidura, Borràs ha dicho que, sobre todo, «capacidad de diálogo para reconocer y comprender al otro y poder solucionar un conflicto que tiene una naturaleza política». Ha recordado que Sánchez durante la campaña electoral fijó una posición contraria al referéndum de autodeterminación que solicita su partido: «Dijo no, nunca, jamás, y no parecen las mejores credenciales a una disposición de diálogo». «Sánchez se ha levantado de esa mesa de diálogo, quiero pensar que reúne esas condiciones», ha añadido.

Casi una hora ha estado reunida con el Rey en La Zarzuela la representante de Junts per Catalunya, Laura Borràs, excediendo los 45 minutos pautados para las audiencias de la ronda de consultas. Borràs, elegida para la audiencia después de que el Tribunal Supremo denegase la participación al diputado suspendido Jordi Sànchez (en prisión preventiva desde octubre de 2017 por su participación en el procés), había anunciado que iba a ser la voz de Sànchez ante el Rey y lo ha cumplido. “He acudido para ser su voz y su altavoz”, ha señalado. La diputada, que el miércoles visitó a los políticos catalanes encausados en la cárcel de Soto del Real (Madrid), ha aprovechado su entrevista para entregar al Rey una carta de Sànchez, cuyo contenido no ha querido desvelar.

Borràs, según ha explicado en su comparecencia posterior en el Congreso de los Diputados, ha negado al jefe del Estado que los catalanes tengan rey y le ha reprochado su actuación en el discurso del 3 de octubre de 2017, en el que instó a los poderes del Estado a garantizar el orden constitucional. Ha considerado que el Rey tenía conocimiento de Cataluña, pero que «lo que ha ocurrido» ha cambiado mucho la realidad de Cataluña y, en consecuencia, «debería tratar de comprender por qué ha ocurrido». Borràs le ha hablado sobre todo «del dolor de los presos políticos y de sus familias», incluso le ha llevado un mensaje del líder de su formación, Carles Puigdemont, que se encuentra huido en Bélgica: «Puigdemont me pidió que le dijera que le gustaba más como Príncipe de Girona que como rey». El Rey, ha referido, le ha devuelto el mensaje: «El también me gustaba más como alcalde de Girona que como president de la Generalitat».

Con todo, la exconsejera de Cultura de la Generalitat de Cataluña ha calificado la entrevista de cordial: «Ha sido una conversación educada. El en una posición y yo en la opuesta». Ella no ha llevado a Zarzuela su recurrente y ácido vestido limón a juego con sandalias; únicamente, un broche con una mariposa y una pulsera amarillas.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: