Un equipo de los Tedax ha hecho explosionar sobre las doce de la mañana de este miércoles «una granada de entrenamiento» dentro de las instalaciones del centro de menores de Hortaleza (Madrid), que había sido lanzada «en el interior de una mochila por encima del muro» del edificio, según han confirmado fuentes policiales a EL PAÍS. 

Fuentes del centro han informado a EL PAÍS de que a las once «un vigilante jurado ha encontrado una granada en una papelera de la cancha de baloncesto» de las instalaciones. «Se ha avisado a la Policía Científica, que no ha dejado salir ni entrar a nadie». Varias imágenes a las que ha tenido acceso este diario muestran la zona del interior de recinto acordonada. Estas instalaciones han sufrido varios ataques, el más grave un intento de asalto por parte de 30 jóvenes el pasado 30 de octubre.


ampliar foto
Otra imagen del interior del centro en el momento de la maniobra de los Tedax.

«Los directores de los centros y nuestro mediador han permanecido fuera del recinto», añaden las fuentes. A las 12.15 les informan de que «la científica ha hecho estallar el artefacto. Según su opinión, es una granada en uso del Ejército español». «Los menores, que habían saltado la valla para escapar, y el personal que permanecía fuera del recinto, han vuelto al centro. Nos mantendrán informados de cualquier otra incidencia», han añadido.

Fuentes policiales han explicado que, tras la intervención de los Tedax, se está a la espera de saber la naturaleza de la supuesta granada y han indicado que el objeto encontrado «tiene aspecto de artefacto explosivo», sin que haya aún una conclusión de si es real o simulado.

«La historia es muy seria. Estamos colocados en el centro de la xenofobia. Esto es el colmo, así no podemos trabajar», denuncian trabajadores de las instalaciones tras el incidente de este miércoles. «La criminalización a los niños migrantes no acompañados tiene estos efectos. [Rocío] Monasterio, la que los señala, es responsable», ha afirmado en su cuenta de Twitter la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Isabel Serra. Al centro ha acudido Alberto Reyero (Ciudadanos), consejero de Políticas Sociales, Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid.

Se trata de una instalación conflictiva y desbordada, con una sobreocupación media del 149% en 2018 según datos oficiales, en la que se hacinan cientos de niños españoles y extranjeros, desde menores migrantes no acompañados a víctimas de malos tratos, explotación sexual o abusos.

La situación está empeorando. Con el apoyo de Vox y de la organización ultraderechista Hogar Social, una minoría de vecinos se ha movilizado para pedir el cierre del centro, acusando a los residentes de haber provocado un aumento de la inseguridad en el barrio que niegan tanto la Fiscalía como el Gobierno.

Rocío Monasterio, líder regional de Vox, visitó Hortaleza en octubre. «Las mujeres ya no caminan solas ni al supermercado y tienen que ir acompañadas de sus maridos porque tienen miedo», llegó a decir. La rodeaban varios vecinos, «hartos de la inseguridad». A veces se montan mesas informativas de Vox frente a la puerta del centro. Incluso Santiago Abascal, el líder nacional del partido, lanzó una soflama al respecto durante el debate de candidatos en la pasada campaña.

Un informe de la Comunidad refleja cómo el hacinamiento dificulta el trabajo de los educadores. Alrededor del 30% de la plantilla esté ahora mismo de baja médica, según el sindicato CSIF. A principios de noviembre, Más Madrid denunció ante el Defensor del Pueblo cuatro episodios con agresiones a menores del centro de acogida Hortaleza. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: