Internacional

Los talibanes rechazan extender el alto el fuego en Afganistán | Internacional


Los talibanes de Afganistán han rechazado este domingo un llamamiento del presidente Ashraf Ghani para extender el alto el fuego acordado por el final de Ramadán y que concluye a medianoche hora local. Su decisión es un jarro de agua fría para muchos afganos que vieron esperanzados las escenas de milicianos insurgentes y soldados celebrando juntos el Eid al Fitr. Pero ni siquiera bajo la inusitada tregua han podido tener la fiesta en paz: dos atentados del Estado Islámico han dejado medio centenar de muertos durante el fin de semana.

“El alto el fuego concluye esta noche y, con ayuda de Dios, reemprenderemos nuestras operaciones. No tenemos ninguna intención de extenderlo”, según un mensaje del portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, recogido por la agencia France Presse.

La víspera, después de 24 horas sin ataques y tras las sorprendentes imágenes de funcionarios del Gobierno y talibanes rezando juntos en diversas mezquitas del país, el presidente Ghani amplió su tregua un día más, aunque su portavoz ha precisado a Reuters que son 10 días a partir del próximo miércoles. “También pedimos a los talibanes afganos que extiendan su alto el fuego”, añadió el mandatario en un mensaje a la nación. Su propuesta incluía además medidas de creación de confianza como ofrecer asistencia médica a los talibanes heridos y facilitar el contacto de los presos con sus familias.

El portavoz talibán no hizo ninguna alusión a la invitación de Ghani, que sin embargo fue bien recibida tanto por la misión de la OTAN en Afganistán como por la UE. Todos los países que apoyan la presencia internacional en esa nación centroasiática verían con buenos ojos una negociación que rebajara la violencia y permitiera finalmente concentrarse en la reconstrucción, aunque algunos observadores han criticado el riesgo que supone haber dejado libertad de movimiento a los talibanes durante los últimos días.

Pero nadie desea más la paz que los afganos tras cuatro décadas encadenando guerras y viendo como a sus jóvenes solo les queda la salida de coger las armas (con las fuerzas gubernamentales o con la insurgencia) o emigrar ilegalmente a Occidente. Ni siquiera la breve tregua entre el Gobierno y los talibanes les ha dado un respiro.

Un terrorista suicida que se ha hecho estallar ante la oficina del gobernador de Nangarhar ha matado a por lo menos 18 personas y dejado heridas a medio centenar, según fuentes médicas citadas por las agencias de noticias. Se trata del segundo atentado que se produce en esa provincia oriental en dos días. Aunque se desconoce su autoría, todo apunta a la rama local del Estado Islámico que se ha atribuido el ataque que el sábado causó 36 muertos y decenas de heridos entre una multitud que celebraba el alto el fuego en una comarca cercana.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment