El
incendio que este jueves se ha cobrado la vida de tres personas
(un adulto y dos niños de corta edad) en una vivienda de l’Hospitalet (Barcelona) podría haber sido originado según las primeras hipótesis por el sobrecalentamiento de un ladrón eléctrico. Los expertos recomiendan no abusar de estos aparatos en casa precisamente porque su principal riesgo es que se pueden calentar en exceso y subrayan que si se utilizan se sigan una serie de precauciones.

La recomendación principal es que el uso de este tipo de adaptadores sea la última opción, según un estudio de Eroski consumer . Así, conectar varios aparatos eléctricos en una misma toma de corriente debería ser una decisión “provisional” en la medida de lo posible. A pesar de ello, si se usan con seguridad no presentan riesgos.






Algunos consejos básicos

“Si se usan bien no tiene que haber ningún problema”, explica el ingeniero y director de Próxima Energia Jorge Morales de Labra a LaVanguardia. Para este especialista hay tres requisitos que se deben cumplir para que el uso de ladrones sea plenamente seguro: no cubrirlos con cortinas y otros objetos, cumplir la intensidad máxima que marcan y no usar varios adaptadores “en escalera”.

Para Morales, el requisito que más problemas puede presentar si se incumple es el de que el adaptador o ladrón esté cubierto con una cortina u otro tipo de material. El experto recuerda que a pesar de que se sobrecaliente el susto puede quedar ahí porque “el diferencial corta la corriente y no pasa nada si se chamusca en ladrón”. En cambio, si este cortocircuito sucede con el aparato cubierto, es cuando el sobresalto puede pasar a mayores. También es totalmente desaconsejable usar varios de estos adaptadores “en escalera” por el riesgo de sobrecarga. Es decir: conectar unos con otros.


Respetar la intensidad

En cada uno de estos aparatos aparece una leyenda que marca la intensidad máxima y ésta se debe respetar, advierten los expertos. A pesar de ello para Morales, de los tres requisitos el que menor problema presenta es precisamente el de la intensidad ya que si el aparato se sobrecalienta porque “te pasas”, salta el diferencial. También señala que algunos de estos adaptadores pueden soportar una intensidad de 3 kilovatios, una cifra de la que “no es tan fácil pasarse”.

A pesar de ello, el ingeniero reconoce que se acostumbra a considerar a los ladrones como una extensión del enchufe en el que vale todo “y no es así”. Y recomienda extremar la prudencia.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: