Salud

Los niños ante el cáncer


Hablar con los niños de cáncer, nos puede resultar una tarea bastante difícil y en ocasiones tendemos a ocultarles información, con el objetivo de protegerles y no hacerles daño. Sin embargo, es importantísimo hablar con ellos de este tema sin tabúes, ya que cuantas menos cosas les contamos, más información incorrecta pueden imaginar, según explica Raquél Durán Castillejo, psico-oncóloga en Centro Médico Garos .

Los niños son muy observadores y empezarán a percibir cambios en casa o en la familia muy pronto, e incluso escuchar comentarios relacionados con la enfermedad. Por ello, si no tienen toda la información que necesitan, probablemente interpreten de manera inadecuada, imprecisa o negativa lo que está ocurriendo. Así que lo más recomendable en estos momentos es hablar con ellos sobre el cáncer de manera natural y abierta, siendo sinceros, claros y por supuesto respetando en todo momento los tiempos que necesite el niño y si deciden no saber más información de la que pide.

Durán Castillejo nos ofrece algunos consejos a la hora de abordar el tema de cáncer con los más pequeños.

Uno de los primeros aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de hablar con el menor es su edad evolutiva, para así poder adaptar el mensaje que le queremos trasmitir y adecuar el lenguaje y los términos a su nivel de comprensión. Es importante que el mensaje sea simple y conciso. Darles una información precisa, reduce la incertidumbre y la libertad de imaginación, lo que puede llevar a que tengan una visión más realista y menos negativa de lo que supone esta enfermedad.

Probablemente, ellos tengan muchas preguntas sin resolver. Es importante respondérselas todas con naturalidad y sin catastrofizar, con un lenguaje cercano y directo. Pues lo que se explica, es más fácil de comprender y lo que no se explica puede pasar a formar parte de una mala interpretación. No es necesario contarles más información de la que están preguntando. Aunque a nosotros no nos parezca lo más relevante, los niños dependiendo de la edad que tengan harán preguntas muy distintas que son las que desean satisfacer, así que lo mejor es adaptarnos a la información que quieren saber.

No tenemos que obviar la palabra cáncer. Es bueno que lo nombres con los niños para quitarles toda la carga emocional que conlleva esta palabra, y afrontarlo con normalidad. De esta manera, si la escuchan fuera de casa no se asustarán tanto.

Es importante advertir y preparar a los niños de los cambios físicos que conlleva esta enfermedad ya que es algo que los puede desconcertar e impactar bastante. Hay que abordarlo con naturalidad y confianza. A veces sorprende con la espontaneidad que pueden reaccionar ellos. Algunos niños pueden experimentar distintas emociones y sentirse culpables o responsables de que tengas esta enfermedad. Hay que aclararles que esto le puede pasar a cualquiera y ellos no tienen ninguna responsabilidad y sobre todo normalizar con ellos todas estas emociones que pueden ser incluso muy novedosas para ellos.

Es bueno ayudarles y facilitarles la expresión emocional. Escucha a tus hijos, ser querido o familiar para saber cómo se sienten, eso creará un clima de confianza y complicidad que os puede ayudar a llevar este proceso de una manera más unida. Existen una gran diversidad de cuentos adaptados a los niños que se encuentran en estas situaciones y les puede ayudar a comprender y manejar mejor esta enfermad. Puede ser muy útil usarlos como complemento adicional a vuestra comunicación.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *