consultor seo


Los Mossos d’Esquadra han recibido este miércoles por la tarde la orden del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) para que vigilen medio centenar de edificios judiciales catalanes. Según han confirmado fuentes del cuerpo policial, la orden ya se ha empezado a ejecutar y desde la noche de este miércoles ya se aplica la vigilancia solicitada.

El TSJC reclamó este martes a los Mossos que protejan de forma “presencial y permanente” todos los edificios judiciales de Catalunya e informen al presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, de las medidas adoptadas, tras los ataques de los CDR.

De hecho, la sala de gobierno del alto tribunal catalán advertía a los presidentes de las audiencias provinciales y jueces decanos de Catalunya que “valoren la necesidad de suspender las actividades judiciales”, dejando al margen aquellas actuaciones urgentes y de guardia, “cuando por razones de salubridad no se pueda garantizar el normal acceso a las instalaciones”.






Protección de los Mossos

Respuesta a los CDR, que vertieron excrementos y pintura ante una veintena de juzgados catalanes

ginsengman

No cumples, No das la Talla, Prueba Ginseng Men. Envío Gratuito

segunda

El tribunal, además, lamentaba en su nota “los intolerables ataques que vienen padeciendo las instalaciones judiciales, que en Valls (Tarragona) y Cervera (Lleida) han impedido la actividad judicial”, después de que el lunes los CDR volvieran a tirar estiércol y basura ante una veintena de juzgados, además de realizar pintadas y colgar carteles.

El TSJC también solicitó a la Fiscalía que actúe “para depurar las responsabilidades penales que pudieran derivarse de quienes hayan ideado, planeado, coordinado y ejecutado estos ataques a la sedes judiciales”.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, también se puso en contacto este martes con la consellera de Justícia de la Generalitat de Catalunya, Ester Capella, para pedirle que adopte las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los profesionales que trabajan en dicha comunidad autónoma.








Fuente: LA Vanguardia