Los Mossos d’Esquadra de la Policía Científica han encontrado elementos que confirman que Janet Jumillas, la vecina de Viladecans desaparecida desde el pasado marzo, está muerta. Los indicios los localizaron durante la meticulosa inspección realizada en el domicilio de uno de los dos detenidos en el día de ayer. Un registro que se alargó durante horas y en el que estuvo presente uno de los sospechosos. Con estos elementos y a la espera de que los investigadores localicen el cuerpo de la mujer, al menos este de los arrestados pasará el jueves a disposición judicial acusado de un delito de asesinato.





Falta por ver todavía que da de si y cual es la implicación del segundo de los detenidos, también vecino de Cornellà y que como el primero conocía a la víctima, aunque la relación más estrecha la tenía con el hombre, español y de mediana edad, que fue arrestado en primer lugar. No es casual que los investigadores centraran el momento de la desaparición alrededor del lugar en el que Janet Jumillas estacionó su vehículo, cuando la mañana de su desaparición acudió a la oficina de Hacienda de Cornellà a realizar una gestión. Una oficina que dista a pocos metros de la casa del número 33 de Ramon Sala i Massagué, en la que vivía desde hacía poco tiempo uno de los arrestados y en los que se centró buena parte del trabajo de la policía científica.

La investigación, de la Unidad Central de Desaparecidos de la División de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra se centra ahora en la localización del cuerpo de la mujer, madre de dos niños pequeños y de 34 años.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: