Agentes de los Mossos d’Esquadra han entrado este viernes por la tarde en al menos cuatro departamentos de la Generalitat y otros edificios de titularidad pública, como varias escuelas e institutos, para retirar lazos amarillos o simbología que pudiera ser “partidista”. La policía catalana cumple de este modo la instrucción de la Junta Electoral Central (JEC), que en su acuerdo de este jueves ordenaba a los Mossos retirar los símbolos partidistas, después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, no haya cumplido con el requerimiento de hacerlo él. Fuentes de Interior no han querido confirmar ni desmentir ningún detalle de un dispositivo que los Mossos hacen como policía judicial.





La inspección llega el mismo día que la Fiscalía ha iniciado una investigación contra Torra por posible delito de desobediencia después de que el presidente de la Generalitat no cumpliera con los plazos determinados por la JEC. De hecho, este mismo viernes, y apenas tres horas después de retirar la pancarta con un lazo blanco tachado con una franja roja, la Generalitat ha colgado una nueva pancarta –la tercera en lo que va de semana– en la que reivindica la “libertad de opinión y expresión”.


Mossos

Visita policial a conselleries

Dos de los Departamentos donde han entrado son el de Justícia y el de Agricultura, donde los agentes han retirado la simbología que han considerado partidista. En Justícia, una pareja de agentes de paisano ha llegado sobre las dos y media de la tarde y ha retirado varios folios que los trabajadores habían colgado en las ventanas con la palabra groc (amarillo) escrita en diferentes colores a excepción, precisamente, de éste. También han retirado otros donde se podía leer ‘censurado’. Además, en un primer momento también querían retirar un adorno de flores amarillas y verdes de papel de las ventanas, pero finalmente las han dejado.

También han ido a la Conselleria de Agricultura, que en los últimos días, y a iniciativa de los trabajadores, presentaba en la fachada y en las ventanas del edificio diferentes objetos de color amarillo como verduras o tractores. Desde este jueves, ya no había nada en la fachada que da a Gran Via que hiciera referencia a los presos.

Cuando los Mossos han llegado, han ido a hablar con el director de servicios del departamento y han acordado sacar la simbología que pudiera tener alguna vinculación con los lazos amarillos, como por ejemplo unos plásticos de este color atados a las barandillas de la escalera de la conselleria. En concreto, ha sido el servicio de limpieza, y no los Mossos, el encargado de la retirada de los elementos amarillos, así como alguna fotografía de los presos que quedaba de puertas adentro. De la simbología colgada en las ventanas, se ha retirado una parte, pero a las cinco de la tarde quedaba otras igualmente visible desde la calle.






La polémica de los lazos

La Intersindical-CSC pide explicaciones a Buch y Bargalló

Por otra parte, también se ha difundido a través de las redes sociales que agentes de la policía autonómica han entrado a diferentes institutos de titularidad pública para retirar lazos amarillos y simbología partidista. Por ejemplo, habrían entrado en el instituto de las Borges Blanques o al de Caldes d’Estrach, entre otros. Precisamente, la Intersindical-CSC ha lamentado la entrada de agentes en institutos “de toda Catalunya” y ha condenado “enérgicamente” la “irrupción” de la policía, así como la “persecución ideológica de los docentes independentistas”. La formación pide explicaciones al conseller de Interior, Miquel Buch, y al de Ensenyament, Josep Bargalló, por lo que considera una práctica “abusiva e intimidatoria”.

En el escrito de instrucciones que los mandos de los Mossos han distribuido a los agentes para dar cumplimiento al acuerdo de la JEC de 21 de marzo se indica que hay que dirigirse a todos los edificios públicos de la Generalitat y de todas las entidades vinculadas o dependientes de esta administración.


Generalitat

Agentes de paisano instan a la retirada a los responsables de los edificios públicos

En este sentido, si los agentes hallan simbología “partidista”, es necesario que se inste a los responsables de los edificios a retirarlos –cómo ha pasado a Agricultura– y especifica que, en concreto, lo que hay que retirar son “banderas estelades, lazos amarillos o blancos con rayas rojas u otros de análogo significado, fotografías de candidatos o políticos así como pancartas, carteles o cualquier otra símbolo partidista o que contenga imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas por cualquiera de las entidades políticas concurrentes a las elecciones”. El texto reproduce exactamente lo que especificaba la orden de la JEC.





La orden insta a los agentes a esperar media hora para que los responsables del edificio retiren el material, y si no, les ordena que lo hagan ellos. Finalmente se indica que siempre que sea posible, las gestiones las harán agentes de paisano.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: