Portada

Los moderados reclaman un debate sobre el futuro del PDECat tras el 26-M

consultor seo


El PDECat está tocado. La incógnita es si está también hundido. Con este dilema los distintos sectores del partido empezaron a afrontar ayer la gestión del resultado de la confección de las listas para las elecciones generales del 28-A y las municipales y europeas del 26-M, que, a raíz de la imposición de los principales candidatos por parte de Carles Puigdemont
en detrimento de nombres de la propia formación, ha abierto una fuerte grieta interna. La consigna es, de momento, cerrar filas ante las tres citas con las urnas, pero algunos ya reclaman un debate a fondo para cuando finalice este intenso ciclo electoral.






La advertencia

Campuzano considera que ir a Madrid con el “no a todo” revela “incompetencia”

Es el caso de ciertos representantes del llamado sector moderado del PDECat, entre ellos Carles Campuzano, que ha quedado fuera de las listas de JxCat para las generales después de veintitrés años, desde 1996, de diputado en el Congreso. “Pasado el 26 de mayo, cuando acabe el ciclo electoral, el partido tendrá que detenerse y, sin presiones ni chantajes emocionales de ningún tipo, afrontar todos los debates que convenga, que son muchos”, propuso en declaraciones a la cadena Ser, en las que consideró que el PDECat necesita “tener más confianza en sí mismo”, defender sus ideales y valores y ofrecer un proyecto soberanista “tranquilo, sereno, útil, eficaz y exigente”, porque “existe una demanda de que esta forma de hacer política aparezca de manera más desacomplejada”.

La posibilidad de plantear una batalla interna si los resultados de la triple cita electoral no acompañan es un idea que los sectores que han salido derrotados de esta crisis provocada por la confección de las listas acarician. El malestar por la pérdida de visibilidad y de representatividad es notable, pero son conscientes de que tendrán que esperar al veredicto de las urnas. Y calibrar bien sus expectativas, porque si bien es cierto que la llamada ala moderada tiene mayoría dentro de la dirección ejecutiva del PDECat, no lo es menos que en el consejo nacional del domingo que avaló las candidaturas para las generales –al que sólo asistieron 175 miembros de 412– quedó en franca minoría, con unos números inapelables: 127 votos a favor de las listas, 42 en contra y 6 en blanco. Un sector moderado que en privado es muy activo, pero que en público suele optar mayormente por guardar silencio.






La réplica

Artadi garantiza que Junts per Catalunya no hará política de bloqueo en el Congreso

Campuzano, ayer, sin embargo, no se mordió la lengua y criticó abiertamente el proceso de confección de las candidaturas de JxCat. “Me habría gustado que el proceso político de las decisiones que hemos tomado en estas últimas horas hubiese sido mucho más democrático, me habría gustado participar en unas primarias y confrontar estas ideas con los compañeros que piensan de una manera diferente”, lamentó el todavía diputado del PDECat, que sí participó en las primarias que el partido organizó hace dos fines de semana y en las que resultó elegido por su comarca, el Garraf, por cierto con polémica, porque lo fue por aclamación sin mediar votación alguna. Campuzano, en este caso en declaraciones a Catalunya Ràdio, advirtió también que “no se puede ir a Madrid a bloquear la política española” con el “no a todo” y consideró que si JxCat pretendiera hacerlo revelaría una “profunda incompetencia”.

El aviso no pasó ni mucho menos desapercibido. Míriam Nogueras, vicepresidenta del PDECat, del ­entorno de confianza del expresidente de la Generalitat y que sí repite en la lista de Barcelona al Congreso, lo replicó directamente: “Algunos confunden diálogo con bajada constante de pantalones. Quien bloquea España es aquel que no escucha a Catalunya y aquellos que nos piden que nos arrodillemos a pesar de que nadie nos escucha y a cambio de nada”. Mientras que Elsa Artadi, aún consellera de Presidència y candidata al Ayuntamiento de Barcelona, lo hizo de forma indirecta al garantizar que JxCat no hará política de bloqueo en el Congreso, porque “lo que intentaremos será desbloquear el conflicto entre Catalunya y España”.





El rifirrafe declarativo, después de la escalada de la tensión de los últimos días, no hace más, en todo caso, que evidenciar la fricción existente dentro del PDECat y del espacio posconvergente, que los sectores próximos a Puigdemont, en cambio, invitan a no analizar “en términos de derrota de unos y victoria de otros” y a considerarlo como la oportunidad de “ensanchar precisamente nuestro espacio”.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment