A 4.000 metros bajo el mar, la zona abisopelágica es difícil de explorar. Ninguna luz atraviesa sus aguas gélidas, pero un equipo de investigadores ha recogido nuevas muestras de la vida que guarda.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: