La ANC ha puesto fin esta mañana a la ocupación de la sede de la Comisión Europea en Barcelona, donde una veintena de activistas han pasado la noche para denunciar la “violación grave de derechos humanos” en Catalunya, y ha anunciado que recrudecerá sus movilizaciones con “acciones directas”.

Los activistas entraron hacia las 19:00 de ayer en las dependencias de la Comisión Europea, en una “acción sorpresa” llevada a cabo en el marco de la concentración que la entidad había convocado en Jardinets de Gràcia como protesta por el traslado a Madrid de los independentistas presos.


Elisenda Paluzie

La ANC apostará ahora por acciones más directas






En su intervención a las puertas de las oficinas de la Comisión una vez finalizada la protesta, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha anunciado que con el juicio del procés se ha entrado en una “etapa diferente, muy complicada”, en la que la entidad apostará por pasar “de las movilizaciones clásicas” a acciones más directas: “molestaremos tanto como podamos a la Unión Europea”, ha asegurado.

Paluzie ha recibido a las puertas de la sede de la Comisión a los 21 activistas que han pasado allí la noche para entregar una carta dirigida a Jean-Claude Juncker, presidente del ejecutivo comunitario, denunciando “todas las vulneraciones de derechos fundamentales que se están produciendo” en Catalunya contra el independentismo, a las puertas del juicio.




Tras advertir de que “convivir con la represión” no tiene que hacer olvidar los “objetivos políticos” de la ANC, Paluzie ha afirmado que las acciones que a partir de ahora organizará la entidad “deben tener un objetivo” y “asumir riesgos” con el fin de “debilitar los pilares del poder” del Estado español.





Según Elisenda Paluzie, algunas de esas protestas se dirigirán contra la Unión Europea, a la que considera “cómplice del Estado español, opresor y autoritario”, ya que ha mantenido una “actitud vergonzosa” durante el proceso independentista.

“La Unión Europea lleva años con una deriva burocrática autoritaria, olvidando los principios que la fundaron, que incluía el respeto a la soberanía de los pueblos”, ha apuntado la líder independentista.





“Molestaremos tanto como podamos a la UE, no normalizaremos esta situación. Sigamos firmes y determinados, no seamos reactivos, no nos dejemos marcar la agenda”, ha pedido Paluzie, que apuesta por convertir el juicio del procés en una “oportunidad” para reforzar el objetivo político de la ANC, “hacer efectiva la independencia declarada el 27S”.

La protesta ha contado con el apoyo del diputado de JxCat Francesc de Dalmases, que ha proclamado: “no renunciamos a Europa ni al proyecto europeo pero, sobre todo, no renunciamos a la república catalana”.





El diputado ha apelado a las autoridades europeas y les ha recordado que “el peor servicio” que pueden hacer es “dar la razón a los que avalan la represión y la judicialización y no quieren utilizar vías políticas para solucionar problemas políticos”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: