La mayoría de los aficionados del Real Madrid hicieron caso a la petición del Ayuntamiento de la capital de España y del conjunto blanco de no acudir, como acostumbran, a la fuente de Cibeles a celebrar el título de Liga conseguido por los de Zinedine Zidane y solo algunos curiosos se acercaron a pie y la mayoría pasaron con sus coches, tocando el claxon en señal de alegría.

El Ayuntamiento de Madrid valló la Cibeles en vísperas del encuentro e instauró un dispositivo de más de 200 agentes de la Policía Nacional junto con el apoyo de 120 efectivos de la Policía Municipal de Madrid para controlar que los seguidores que se desplazarán a la zona cumplieran con el protocolo de seguridad.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: