Los fuegos que arrasan Australia con especial virulencia desde el pasado noviembre se han cobrado cuatro nuevas vidas en este primer día del año. Tres personas han sido halladas muertas en el sureste del país, en Nueva Gales del Sur (cuya capital es Sídney), mientras que un hombre que estaba desaparecido fue encontrado muerto dentro de su casa en la región de East Gippsland, donde estos días han ardido 675.600 hectáreas, según el medio local The Age. El humo de este incendio ha llegado hasta Nueva Zelanda. El número de muertos en la actual temporada de incendios asciende ya a 16 personas en el país oceánico. Además, los fuegos también han destruido decenas de viviendas y causado tres heridos en este Estado.

«Hoy es un día en el que seguramente nuestros servicios de policía y de emergencias puedan llegar hasta propiedades que se han perdido y, en algunas circunstancias, encontrarse con algunos hallazgos horribles”, ha dicho ante la prensa Gladys Berejiklian, premier del estado de Nueva Gales del Sur.  “No hay una varita mágica que podamos agitar para arreglar este problema en un corto período de tiempo (…) puedo confirmar que se han perdido 176 casas”, ha añadido el subcomisionado de la Fuerza de Policía de Nueva Gales del Sur, Gary Worboys, en declaraciones recogidas por el medio local The Sydney Morning Herald.

Tal es el grado de destrucción en esta parte del país que se estima que algunas localidades han perdido hasta el 80% de sus casas y negocios. “Es más fácil contar los edificios que no están dañados, que los que sí lo están”, ha asegurado Shane Fitzsimmons, comisionado del servicio de bomberos rurales. Fitzsimmons ha alertado de que las condiciones climáticas empeorarán el sábado. En estos momentos, las autoridades intentan reabrir algunas carreteras principales que están cerradas. Se estima que unas 50.000 viviendas se encuentran sin electricidad en la costa sur de Nueva Gales del Sur, donde unos 2.500 bomberos combaten más de un centenar de incendios.

En el Estado de Victoria, unas 4.000 personas quedaron atrapadas este martes en la playa de Mallacoota tras verse cercadas por los fuegos. Además, otras 5.500 personas abarrotaron los centros de ayuda, informa The Age. Los esfuerzos de las autoridades se centran ahora en mantener a salvo a las personas atrapadas y en llevarles los suministros que necesiten. “En este momento estamos cargando una gran embarcación en Melbourne, que llevará comida, agua y 30.000 litros de combustible hacia Mallacoota para unas dos semanas”, ha explicado el comisionado del Servicio de Emergencias de este estado, Andrew Crisp. Las autoridades han desplegado helicópteros militares y barcos de la policía y la Marina para asistir en las tareas de evacuación de las miles de personas atrapadas en la playa de Mallacoota, situada en East Gippsland. El martes a las ocho de la mañana, cuando el fuego comenzó a amenazar a este pueblo costero, el mercurio escaló hasta los 49 grados centígrados.

Hacia Mallacoota se dirige también el barco humanitario HMAS Choules, que ha zarpado de Sídney en la mañana de este miércoles. Se espera que llegue a las cercanías de esta región del sur del país en la mañana del jueves. Crisp ha informado a las televisiones locales que actualmente hay 45 fuegos activos en Victoria (cuya capital es Melbourne, la segunda ciudad más importante del país) debido a que en Nochevieja cayeron rayos sin ir acompañados de lluvias, lo que provocó que surgiesen nuevos incendios. En total ya han ardido cinco millones de hectáreas en Australia desde que comenzó esta tempranera temporada de incendios.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: