30:45

Mara Dierssen. La educación, digamos que, si pensamos en términos de cómo se desarrolla el cerebro, la educación, tanto en el colegio como en casa, es lo que permite que, en un momento en el que hay muchísima plasticidad, en el cerebro se está construyendo, que es lo que sucede durante el desarrollo, es lo que permite que este cerebro se desarrolle adecuadamente. ¿Qué es lo que deberíamos pretender? Que podamos ser todo lo que estamos dotados para ser, que lográsemos el máximo de nuestras capacidades y que, además, lo lográsemos de una forma que nos hiciera felices, que estuviéramos satisfechos y contentos. Cuando nosotros nacemos, nuestro cerebro nace con muy poquitas conexiones ya formadas, es decir, por supuesto que hay conexiones que ya están ahí, pero el resto, sobre todo en algunas áreas del cerebro, las tenemos que formar. Y hay muchos experimentos que muestran cómo, si tú, por ejemplo, deprivas, sobre todo en áreas sensoriales, deprivas de la visión en un ojito, y eso se ha hecho con modelos animales, tú ves que los mapas cerebrales que tienen que ver con la visión cambian un poquito. Lo que nosotros hacemos, sobre todo durante esos primeros años, va a condicionar mucho el cómo ese cerebro alcanza sus máximos potenciales. Y, desde ese punto de vista, yo creo que a mí hay varias cosas… Yo soy madre de cuatro hijos, de cuatro chicos, y yo siempre me he planteado muchas cosas en ese sentido. Porque la educación no es solamente proporcionar información, es mucho más. Es enseñar a pensar, es enseñar a cuestionarnos las cosas.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: