Las preferencias de ocio entre los estadounidenses dependen en gran medida del poder adquisitivo, la edad y el sexo. Así lo ha determinado una encuesta de la empresa Gallup, que ha preguntado por las actividades preferidas en el tiempo libre.

La primera conclusión es que los estadounidenses van a la biblioteca el doble que al cine. Según la encuesta, en el último año visitaron una biblioteca 10,5 veces, frente a las 5,3 que fueron a una sala de cine, las 4,7 que asistieron a un espectáculo deportivo en directo, las 3,8 que escucharon música en directo o vieron una obra de teatro. Las actividades que menos cultivan son los museos y los casinos de apuestas (2,5 visitas al año), los parques temáticos (1,5) y, en último lugar, los zoos (0,9).

Gallup ha actualizado una encuesta sobre el tiempo de ocio entre los estadounidenses que data de 2001. Ya entonces los encuestados mostraban sus preferencias por los libros que por las películas, pero esta segunda actividad ha decaído en esta ocasión: las bibliotecas han perdido 1,3 visitas al año, al tiempo que han subido ligeramente las visitas a los museos, a los espectáculos musicales o teatrales en vivo y a los partes nacionales o naturales.

El sondeo detecta grandes diferencias entre sexos. Las mujeres visitan las bibliotecas casi el doble que los hombres (13,4 veces al año ellas, frente a 7,5 ellos). También los superan en la asistencia a salas de cine, conciertos y obras de teatro. En contraste, los hombres doblan en visitas a las mujeres en parques nacionales o históricos y, en menor medida, también acuden más a los eventos deportivos, los casinos, los parques temáticos, los museos y los zoos.

Por grupos de edad, los más activos durante su tiempo de ocio son las personas de entre 30 y 49 años, mientras que los mayores de 65 años son quienes menos actividades hacen, tres veces menos que el grupo más activo. Destaca que los jóvenes de entre 18 y 29 años visitan más las bibliotecas (habituales lugares de estudio) y también dedican su tiempo libre a ir a casinos más que en el resto de edades.

Un mayor poder adquisitivo está relacionado con más visitas a los espectáculos deportivos, artísticos, los museos y los cines. Las bibliotecas, al ser gratuitas, son lugares de preferencia para los adultos de bajos ingresos, quienes visitan algo más los casinos que los más adinerados.

Tener hijos condiciona la agenda de ocio: las familias con niños van al cine dos o más veces más que los adultos solos. Estos acuden a espectáculos de música en directo o al teatro algo más que las familias con hijos. Gallup también detecta diferencias por regiones. En los estados más al este la visita a museos es más habitual que al oeste, pero ocurre lo contrario con las visitas a parques nacionales y casinos.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: