Portada

Los detalles a los que habrá que estar atentos durante el discurso del Estado de la Unión de Trump


El presidente estadounidense Donald Trump se enfrenta hoy a su segundo discurso sobre el Estado de la Unión. El evento político más visto del año servirá al magnate republicano para defender su gestión y desgranar sus líneas de gobierno. Se prevé que su discurso llame a la unidad y al optimismo y que la inmigración tenga un gran peso. Pero, al margen de las palabras del mandatario, el acto congrega a la flor y nata de la política estadounidense: estarán presentes los 535 miembros del Congreso junto a todos los miembros del gabinete presidencial y del Tribunal Supremo, así como decenas de invitados. Por lo tanto, habrá que estar atentos al gran teatro en el que se convertirá el Congreso en busca de detalles que ayuden a tomar el pulso a la política estadounidense.






¿Quién quiere salir en la foto?

La pompa comenzará en el momento en que el jefe de los ujieres de la Cámara de Representantes, Paul Irving, grite: “¡Señora Presidenta, el presidente de los Estados Unidos!”. Entonces Trump bajará por la escalinata hacia el centro de la Cámara dando la mano a los legisladores. Será significativo observar cuales son los republicanos que se esfuerzan por conseguir la foto con el presidente y cuales optan por quedarse en un segundo plano y no retratarse junto al presidente más divisivo que se recuerda.


¿Quién invita a quién?

Sentados en la galería estarán los invitados. Sus perfiles servirán como indicador de hacia dónde van las agendas políticas de cada partido. En el caso de Trump, el presidente ha optado por invitar, entre otros, a familiares de personas asesinadas por inmigrantes, toda una declaración de intenciones. La primera dama, Melania Trump, ha optado por una víctima de bullying escolar y a una niña que recientemente ha superado un cáncer cerebral. En el lado demócrata, los invitados serán especialmente irritantes para el mandatario: científicos expertos en cambio climático, inmigrantes, activistas por los derechos de la comunidad LGBTI, feministas, trabajadores federales afectados por el cierre parcial de la Administración…


Atención a la espalda de Trump

El de esta noche es el primer discurso del Estado de la Unión en el que el presidente estadounidense se enfrenta a una mayoría adversa tras las elecciones de medio mandato. La Cámara está ahora controlada por los demócratas, por lo que Trump no sólo tendrá a un público mayoritariamente opuesto a sus políticas, si no que a sus espaldas tendrá la incómoda presencia de la líder de la mayoría demócrata en el Congreso, la veterana Nancy Pelosi. La imagen de ambos en el estrado será un recordatorio visual de la pérdida de control del inquilino de la Casa Blanca, que hace un año gozaba de una mayoría republicana en ambas Cámaras.






¿De qué color ‘se vestirá’ la Cámara?

Trump llega a una Cámara muy distinta al que visitó hace un año. Gracias especialmente a la recién estrenada mayoría demócrata, este es el Congreso más diverso y con más mujeres de la historia de los Estados Unidos. Habrá que buscar el color blanco entre las mujeres demócratas, que simboliza al movimiento de las sufragistas del pasado siglo XX y que, desde Hillary Clinton hasta más recientemente Alexandria Ocasio-Cortez, han utilizado para señalar su oposición al presidente.


Los aspirantes a enfrentarse a Trump en 2020

A dos años para las próximas elecciones presidenciales, casi una docena de demócratas sueñan con ser los elegidos para luchar por la Casa Blanca. Habrá que estar atentos a su lenguaje corporal, a quién habla con quién o quién demuestra complicidad y efusividad con quién. También, cómo reaccionan a las palabras de Trump. Los aspirantes, son conscientes de que todas las cámaras de la nación están pendientes del evento, por lo que tratarán de captar la atención de los focos para ganar protagonismo e impulsar sus campañas.


La réplica de Stacey Abrams

El discurso de Trump será respondido una de las representantes de la creciente corriente progresista de los demócratas, Stacey Abrams. Será la primera mujer negra de la historia que replicará a un presidente estadounidense. Y su elección significa una victoria para el ala más izquierdista del partido. Se trata de un honor con algo de trampa, ya que son múltiples los ejemplos recientes de fracaso en una tarea a menudo ingrata. Para los anales de la historia quedará la actuación del senador Marco Rubio en 2013, cuando desesperado por una sed que le hacía relamerse, se abalanzó sobre una botella de agua. Otro republicano, Bobby Jindal, recibió también duras críticas en 2009 por aburrido. El ex gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, no se cortó en una entrevista al reconocer que había rechazado en dos ocasiones desempeñar esa función porque “es una mierda”. Habrá que ver si Abrams logra salir airosa de este reto.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment