La primera ministra británica, Theresa May, podría verse obligada a dejar el cargo en tres meses. En su partido piensan que la próxima fase del Brexit debería liderarla otra persona y esperan la dimisión de May pasadas las elecciones locales que se celebrarán en Mayo.

Una vez el Reino Unido haya abandonado la Unión Europea y se hayan celebrado los comicios locales, May deberá dejar su puesto al mando del país, según explica The Guardian, citando fuentes del gabinete conservador.


Tensión por el Brexit

El partido no aprueba la gestión de May en la marcha del Reino Unido de la Unión Europea






Las negociaciones para el Brexit están siendo tensas y han provocado divisiones en los dos partidos principales. Estos últimos días, tanto laboristas como conservadores han vivido dimisiones en su seno y varios ministros se han marchado al grupo independiente.

May había mostrado su compromiso de retirarse de cara a las elecciones de 2022, pero todo apunta a que su salida se acelerará a los próximos meses por la presión de miembros de su partido.


Estoica

A pesar de las presiones, May ha resistido al mando del país

No será fácil conseguirlo, ya que la primera ministra ha demostrado resistir con estoicidad a las críticas de dentro y fuera del partido. Sin una dimisión de May, los tories no podrían ‘obligar’ a marcharse a su líder hasta diciembre, ya que es necesario que pase un año entre una moción de censura y otra, aunque la presión de sus compañeros de partido podría empujarla a retirarse.

El pasado mes de diciembre, el sector duro de su partido la sometió a este procedimiento por su gestión del Brexit, a pesar de que finalmente, la primera ministra logró superarlo y seguir en el cargo.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: