El sistema de reconocimiento automático de placas de matrícula de las cámaras instaladas en los coches patrulla de la Guardia Urbana de Barcelona han permitido localizar en seis meses un total de 1.449 vehículos robados.

El sistema de lectura de matrículas fue instalado en la flota de vehículos de la policía local de Barcelona el pasado mes de junio. Además de los coches cuya sustracción había sido denunciada, las cámaras también han facilitado el hallazgo de otros 221 vehículos sobre los que había algún requerimiento policial y 617 sobre los que se había decretado un precinto pero que seguían en circulación.






Casi 700.000 lecturas de matrícula

El ojo que todo lo ve de los coches patrulla de la Guardia Urbana ha realizado en este medio año de funcionamiento del nuevo sistema de detección un total de 695.000 lecturas de matrícula. El sistema de vigilancia se instaló en una decena del centenar de coches patrulla que comenzaron a circular por las calles de Barcelona a comienzos del pasado verano. Consiste en un sistema informático conectado a dos lectores en el puente de luces del vehículo, una a cado lado, fijo y orientado hacia el suelo. De este modo puede reconocer los caracteres alfanuméricos de las matrículas.

El coche patrulla puede leer las matrículas de los vehículos que se encuentran en los carriles de circulación y también los estacionados a ambos lados de la calle. Son capaces de leer unas 40 imágenes por segundo y, al incorporar infrarrojos, pueden trabajar durante la noche, en zonas de sombra, túneles y aparcamientos.


Próximo objetivo: coches que no han pasado la ITV

Los listados de matrículas de vehículos de interés policial se cargan y actualizan de manera automática en el ordenador del coche patrulla. Cuando las cámaras detectan una matrícula incluida en el sistema de datos del ordenador envían un aviso a través de la pantalla.





En breve, este sistema de inspección permitirá localizar los coches que no tienen seguro obligatorio de responsabilidad civil, que no han pasado la ITV , que tienen una orden de búsqueda y precinto de la Dirección General de Tráfico (DGT) y otras incidencias. En una siguiente fase detectarán también los vehículos según la clasificación ambiental de la DGT (etiquetas ambientales)








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: