Portada

Los cinco oficios más curiosos del mundo del motor

consultor seo


La fabricación de un coche es un proceso complejo que requiere de mucho tiempo, ingenio y de la participación de muchos profesionales del sector. Es común asociar la industria del automóvil con profesiones como la de ingeniero, diseñador o de trabajador en línea en una planta de producción. Sin embargo, va mucho más allá.

La creación de un vehículo, o de cualquier cosa, se fundamenta en base a la creatividad y en el trabajo manual. Desde que se determinan las características concretas que debe tener el vehículo a construir hasta que lo podemos comprar y aparcar en casa, intervienen más personas de las que imaginas y trabajos tan dispares como curiosos. Por eso, te presentamos cinco oficios que son indispensables en el proceso de producción de un automóvil y que seguramente desconoces.





Los costureros se encargan de hilvanar a mano los patrones de la tapicería del vehículo
(Frederic Camallonga / Seat)

Escultores de arcilla

La tecnología 3D permite representar y dar forma a los nuevos modelos, pero las marcas necesitan de la ayuda de los escultores de arcilla para recrear el coche a tamaño real y poder apreciar las formar del vehículo antes de empezar con su producción. Su aportación consiste en 1.000 horas de trabajo con una espátula y requiere 2.500 kilos de arcilla para elaborar los llamados Clay models a escala 1:1.

Costureros

Estos profesionales se encargan de hilvanar a mano los patrones de la tapicería del vehículo. Para revestir el interior del coche, tienen que pensar en la mejor combinación de colores y material para que encajen con la personalidad de cada modelo. Se requieren más de 30 metros de costura para tapizar el vehículo entero y normalmente trabajan a dos años vista.

Existe una persona especializada en el diseño de asientos de coche
Existe una persona especializada en el diseño de asientos de coche
(Seat)







Sommeliers de asientos

¿Sabes ese típico olor a nuevo que hacen los coches recién comprados? No es casual, un equipo de químicos realiza más de 400 tests olfativos al año, exponiendo el coche a temperaturas de 60º, para encontrar el típico “olor a coche nuevo”. Una de las particularidades de este trabajo es que estos expertos no pueden fumar ni llevar perfume para no alterar los resultados de las pruebas.

Probadores de asientos

Encontrar el asiento ideal es el objetivo de estos profesionales. Se encargan de crear la espuma, el tejido, la estructura y el cosido más óptimos, capaces de adaptarse a diferentes tipos de cuerpo y condiciones exteriores. También diseñan el reposacabezas con el objetivo de evitar posibles lesiones cervicales. Este equipo tiene que comprobar el abatimiento hasta 20.000 veces por cada variante de asiento.

Un equipo de químicos realiza más de 400 tests olfativos al año para conseguir el olor a coche nuevo
Un equipo de químicos realiza más de 400 tests olfativos al año para conseguir el olor a coche nuevo
(Frederic Camallonga / Seat)

Expertos conductores

Para concluir la fabricación del vehículo es necesario que estos expertos de la conducción los pongan a prueba para comprobar su rendimiento y rumorosidad. En el caso de Seat, lo hacen en un circuito con 6 tipos de pavimento diferentes y con distintos desniveles. También determinan el buen funcionamiento del claxon, las luces o los frenos. Estos expertos recorren un total de 2 millones de kilómetros al año.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment