No eres catalana y no has votado nunca a un partido independentista. Observas con desánimo a los políticos catalanes en el banquillo mientras te resistes a entender qué sentido tiene meterse una y otra vez en un callejón sin salida. No se puede…




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: