El movimiento de protesta popular argelino (Hirak) cumplió hoy nueve meses de movilización ininterrumpida con una manifestación que se prolongó hasta la noche en un cambio de estrategia frente a un régimen militar, que se mantiene firme y avanza hacia unas elecciones presidenciales previstas para el 13 de diciembre que la calle rechaza.

Como cada viernes desde que el movimiento estallara el pasado 22 de febrero, miles de personas tomaron un día más las calles del centro de Argel y de las principales ciudades del país al tradicional grito de «queremos un estado civil y no uno militar» pese al férreo dispositivo de seguridad y la discreta pero masiva y efectiva represión de la policía secreta.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: