Albert Rivera lleva tiempo sopesando la posibilidad de que Inés Arrimadas forme junto a él un ticket electoral en las elecciones generales. La popularidad mediática de Arrimadas y el tirón que tiene entre los simpatizantes de Ciudadanos, como quedó patente en las elecciones andaluzas, en las que ejerció de candidato in pectore y fue clave en el buen resultado cosechado, así como el hecho de que ella puede atraer un voto joven femenino que le ha dado la espalda a Cs repetidamente en los comicios generales, estaría detrás de un movimiento que puede precipitarse por el adelanto electoral del 28 de abril.





Arrimadas y su entorno dudan de que sea el momento de abandonar Catalunya, en pleno juicio del proceso y con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, amagando con retomar la vía de la unilateralidad. Pero de confirmarse la bautizada por algunos como “operación Madrid”, la diputada y senadora Lorena Roldán sería su substituta. Si Arrimadas apuesta por permanecer liderando la oposición en el Parlament, Roldán tiene muchas opciones de ser la candidata liberal a las generales por Catalunya, formando tándem con Juan Carlos Girauta.

Comité Ejecutivo de Ciudadanos de este lunes con Albert Rivera, Jose Manuel Villegas y Ines Arrimadas
(Dani Duch)

Desde hace meses el partido ha ido potenciando el perfil público de Roldán, tanto en el Senado o como portavoz del partido en Catalunya, y el pasado domingo en Barcelona, en el acto que suponía el arranque de la precampaña de Cs al 28-A, a Roldán se le dio un papel protagonista, junto a Rivera y Arrimadas, que no pasó desapercibido a nadie.

El posible salto de Arrimadas a la política española, que planteó hace ya unos meses en una reunión con José Manuel Villegas y otros dirigentes de su máxima confianza, tal como desveló La Vanguardia el pasado 4 de enero, ha cogido en los últimos días por la decisión de Rivera de pelearle al PP de Casado el liderazgo del centro derecha.





Rivera junto a Arrimadas y Roldán
Rivera junto a Arrimadas y Roldán
(Marta Pérez / EFE)

El líder de Cs sabe que muchas de sus opciones por estar en el Gobierno de España se dirimen el 28-A después de dos comicios anteriores en los que Cs quedó sensiblemente por debajo de las expectativas generadas por los sondeos. Y después de Rivera, Arrimadas es la dirigente naranja con mayores índices de popularidad desde su victoria en las elecciones catalanas del 21-D.

“Electoralmente el cartel de Rivera y Arrimadas es el más fuerte que podemos presentar, de eso no hay ninguna duda”, señalan fuentes de Cs. “Si se hubiera presentado oficialmente como candidata en Andalucía hubiéramos peleado con Susana Díaz por la victoria”, asegura un dirigente de Cs que estuvo en esa campaña.

Otros miembros del partido alertan que, hoy por hoy, es irremplazable en Catalunya. No obstante, Rivera cree firmemente que la resolución de la “cuestión catalana” se decidirá en el Congreso y no en un Parlament que ha ido quedando vacío de competencias y de contenido por el bloqueo de los independentistas.





En este sentido, en Cs empiezan a pensar que su “asalto a la Moncloa” es ahora o nunca. Los estrategas liberales están convencidos de que en España existe un movimiento transversal y de fondo de rechazo a Pedro Sánchez, por su estrategia con el independentismo, que aflorará en abril en las urnas.

Si Cs deja escapar esta oportunidad, señalan, el partido puede verse relegado a un segundo plano durante años. El más consciente de ello es el propio Rivera, que quiere reforzar la lista de las generales con, quizá, Arrimadas y algunos independientes que puedan restarle votos tanto al PSOE como al PP.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: