Una pandemia es un problema para la humanidad y antes de eso es necesaria «una visión global, del bien común», estima Ignacio López-Goñi, microbiólogo de la Universidad de Navarra, quien, dice, tiene más miedo al gestión política que el propio coronavirus.

Locutor científico en activo, López-Goñi acaba de publicar “Preparados para la próxima pandemia” (Destino), un breve ensayo en el que reflexiona sobre cómo afrontar la crisis actual. Su receta, según apunta a Noticias Noa, es ciencia y cooperación.

Pregunta: «Preparado para la próxima pandemia». Pero aún no lo hemos superado.

Respuesta: El título es provocativo, pero en el fondo es una llamada de atención. Cuando lees el libro, hay una idea que fluye en él: la ciencia, el conocimiento y la cooperación son esenciales para combatir una pandemia.

Nos advirtieron porque la ciencia lo dijo, en las últimas décadas hemos tenido advertencias sobre el SIDA, el Ébola, el Zika, otros coronavirus y puede suceder nuevamente. Debes prepararte porque algo tan pequeño como un virus ha puesto patas arriba al planeta.

P: ¿Aprendimos algo de Wave 1 a Wave 2?

UNA: Controlar la pandemia es muy difícil, por eso son pandemias. Evita la segunda ola, que no es exclusiva de nuestro país, probablemente no puedas evitarla, pero tal vez puedas controlar mejor los efectos que puede tener. Hicimos una desescalada muy rápida, con el mensaje «salid a las calles porque vencimos al virus», y eso no era cierto.

En ese momento, el sistema de salud probablemente debería haber recibido apoyo, centrándose en la atención primaria y poniendo en marcha un sistema de seguimiento eficaz e integral. En estos casos, es mejor actuar que fallar.

Pero pasamos de un estado de alarma ultraestricto a prácticamente un hombre para él y, ahora, desde mi punto de vista, hay una clara falta de coordinación, porque el virus no sabe si la competencia es autónoma. o estado, no tiene fronteras. Un estado descentralizado no significa descoordinado.

“A posteriori” es más fácil decir qué se debería haber hecho, pero habría necesitado una opinión científica transparente que reuniera a los mejores, sea cual sea su ideología, que diga: la situación es la siguiente y eso es lo que es. sugirió, porque al final, es el político quien decide y asume la responsabilidad.

Pero aquí hemos llegado a una situación en la que te adhieres a una medida u otra dependiendo del color político de quien lo dice y por lo tanto no se está combatiendo una pandemia.

P: Uno de los capítulos del libro está dedicado a cómo debe ser un líder, con un panorama general y no con ganancias a corto plazo o políticas. ¿Serían necesarios acuerdos más amplios en España?

UNA: Absolutamente. No hay que ser pesimista, pero puede perdurar y, sobre todo, el desequilibrio y la catástrofe económica que ya se fue y que se irá, es probablemente la peor situación de los últimos ochenta años.

Que, en tal situación, no vayan a poder concluir un gran pacto político, al menos en materia de salud y economía, es realmente sorprendente. En el fondo, a muchas pandemias no les importa, así de dramático es, por eso digo que tengo mucho más miedo a la confrontación política y la gestión política que al virus en sí. , porque el virus pasará gradualmente.

P: ¿Existe el riesgo de un segundo bloqueo?

UNA: Lo que se hace es evitar este confinamiento más estricto con estos confinamientos perimetrales. El miedo que me da es que, con esta idea de salvar la Navidad, pase como en verano, que el número de contagiados empiece a bajar un poco, abrimos las manos y de repente, en enero o febrero, nos tiene otro pico.

P: Durante las últimas semanas, hemos visto informes constantes sobre la eficacia de la vacuna. Si crea muchas expectativas, ¿podría generar escepticismo?

UNA: Sí, existe este miedo. Se puede tener una crisis de confianza en las vacunas en general por un problema de comunicación, porque se comunica mal.
Si la impresión que estás dando es que se trata de una batalla de mercado para ver quién tiene la mejor vacuna y lo antes posible ganar mucho dinero, se genera mucha desconfianza.

Una vacuna con un 90% de eficacia es asombrosa, no se esperaba que la primera tuviera esta eficacia, pero lo que la gente necesita saber es que quien autoriza las vacunas son los reguladores, no se centre en lo que dice la empresa en un comunicado de prensa.

Hay que saber comunicarlos y explicar los datos en contexto. Entiendo que es muy difícil combinar todos estos, pero estamos arriesgando la confianza de la gente en las vacunas y podemos ser contraproducentes.

P: La ciencia es uno de los pilares para afrontar una pandemia, pero escribe que en España está muriendo.

UNA: En España hemos estrangulado la ciencia y además, se dice que no sé cuántos millones se han invertido, pero no es solo la inversión o lo que se pone en los presupuestos. Muchas veces este dinero ni siquiera se gasta porque no hay capacidad, porque los investigadores se han ido, porque no tienes personal o los tienes con contratos precarios.

Una de las consecuencias de esta pandemia que me emocionaría, pero no sé qué va a pasar, es que la sociedad se da cuenta de la importancia de la ciencia y el conocimiento porque al final del día, esto es algo que debes exigir a los políticos.

P: Una pandemia se trata con ciencia y cooperación, ¿existe esta cooperación a nivel europeo o mundial?

UNA: La lentitud con la que actuó y sigue actuando es un poco decepcionante en Europa y también en otros países, no nos damos cuenta de que es un problema de la Humanidad. Esta falta de una visión global del bien común es un problema.

P: En su libro, argumenta que la estrategia “Una salud” es esencial para hacer frente a una pandemia, en la que la salud humana y animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas.

UNA: Una de las cosas que me sorprendió es que los veterinarios, que llevan años luchando contra los coronavirus, apenas los veían en primera línea, no porque no quisieran sino porque, probablemente, no se quedaron.

Se pensaba que era un problema humano, pero los coronavirus son virus animales que tienen la capacidad de pasar de una especie a otra.

Somos uno más en todo este ecosistema y tenemos que darnos cuenta de que la única estrategia para controlar este tipo de problemas es unir la salud humana con la salud animal y la del planeta. Noticias Noafuturo

Víste López-Goñi: Le tengo más miedo a la gestión política que al propio coronavirus | Futuro

A %d blogueros les gusta esto: