Mossos y Bomberos se han desplazado esta media tarde hasta un punto del canal de Seròs, en el término de Albatàrrec, donde se habría localizado un vehículo bajo el agua. Todo parece indicar que podría tratarse del coche de la joven, aunque esa información no se ha confirmado oficialmente.

En caso de que se trate del turismo de la profesora habrá que determinar cómo cayó a ese canal y en que punto de su trazado, ya que en principio el lugar donde se ha producido el hallazgo está fuera de la ruta que habría tenido que tomar Núria Borràs en su camino de vuelta a su casa de Les Borges Blanques desde Lleida.





El operativo de búsqueda de Núria
Borràs, la profesora de un instituto de Lleida
desparecida la madrugada del sábado cuando regresaba a su casa, en Les
Borges
Blanques, tras una cena con sus compañeros de instituto se había reactivado esta tarde con el reparto de nuevos mapas a los más de doscientos voluntarios que rastrean desde primera hora de la mañana de hoy las posibles rutas que pudo tomar esta docente, de 34 años, en el camino de vuelta a su domicilio.

Núria Borràs, madre de dos hijos de corta edad, viajó la noche del viernes desde Les Borges hasta Lleida (un trayecto de poco más de veinte kilómetros) para asistir a una cena con compañeros de instituto. A la salida del restaurante una parte del grupo decidió tomar una copa en una conocida discoteca de Lleida, llamada Manolita, lo que alargó la fiesta hasta cerca de las cuatro de la madrugada. Los profesores se despidieron en la puerta de ese local y Núria se subió a su coche (no queda claro si alguien la vio o no cuando se ponía al volante de su vehículo) para regresar a su casa.

Los vecinos se han ofrecido voluntarios para buscar a Núria Borràs
(Mercè Gili)

A partir de ese momento lo que hizo esta profesora, así como la ruta tomada para regresar a casa es un misterio. Núria ya no llegó a su domicilio y su marido empezó a buscarla ya a las siete de la mañana del sábado, con la ayuda de familiares y amigos cercanos de la pareja. Los Mossos activaron ya el sábado una alerta, pero no fue hasta ayer, tras correr la noticia de la extraña desaparición en las redes sociales, cuando se activó un operativo que ha movilizado en las últimas horas a más de doscientos voluntarios. La mayoría vecinos de la comarca de Les Garrigues y especialmente de la población de Castelldans, de la que es originaria esta profesora.





La familia de Núria, sus compañeros de instituto y las personas que mejor la conocen no esconden su preocupación por el paso de las horas sin tenerse noticias sobre su paradero. Aseguran que habría tenido que regresar a su casa la madrugada del sábado y jamás se había ausentado tanto tiempo sin dar señales de vida.

El rastro de Núria Borràs se pierde a poco más de medio kilómetro de la discoteca de Lleida, según la señal rastreada a partir de su teléfono móvil. En un punto en dirección al término de Albatàrrec, población ubicada a escasos kilómetros de Lleida y que entraría en una posible ruta que habría podido tomar la profesora si hubiese decidido volver a casa por la autopista, en vez de hacerlo por la N-240, que sería el camino lógico y habitual. Desde ese momento su teléfono móvil ya no ha dado ninguna otra señal. Habría podido quedarse sin batería o el aparato estaría apagado.

La profesora conducía un vehículo de color blanco, marca Volvo modelo XC60 y con matrícula 5228 GLY, según han publicado en redes sociales algunas de las compañeras que cenaron con Núria el viernes en Lleida.

Mossos, Bomberos y decenas de vecinos de la comarca de Les Garrigues buscan a Núria Borràs
Mossos, Bomberos y decenas de vecinos de la comarca de Les Garrigues buscan a Núria Borràs
(Mercè Gili)






Los más de doscientos voluntarios volcados en esta búsqueda se dividen en grupos de tres o cuatro personas con mapas que les indican las zonas a rastrear. De esta manera se amplía la zona peinada y se evita que pasen diferentes personas por el mismo lugar.

Dos helicópteros han sobrevolado durante todo el día la zona comprendida entre Lleida y Les Borges Blanques. En ese rastreo aéreo se presta especial atención a canales que discurren paralelos a carreteras locales y caminos de tierra ante la posibilidad de que la joven hubiese podido sufrir un accidente. El principal objetivo en estos momentos es localizar su vehículo. También se ha sobrevolado el cauce del río Segre, aguas abajo del punto en el que se ubica la discoteca en la que Núria fue vista por última vez. En estos momentos todas las hipótesis sobre esta extraña desaparición están abiertas, mientras aumenta, con el paso de las horas sin tener noticias de la docente ni hallar su coche, la desesperación de la familia de la profesora.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: