Puerta con puerta con lo que muchos años fue un cine y ahora es un supermercado, en la misma Corredera Baja de San Pablo en la que resiste el centenario Teatro Lara, acaba de inaugurarse un tablao flamenco: La Fragua.

La estética malasañera no desentona en la cueva con paredes de ladrillo visto y suelos de cemento. El sonido es absolutamente natural. No hay micrófonos ni altavoces. La acústica es perfecta para escuchar las palmas, los cantes y los zapateados. “Nos centramos en el flamenco esencial, en el cante y el baile puros, de raíz”, explica José Maya, bailaor y director artístico.

Temprano debut. Madrileño del 83, empezó a bailar a los seis años. “A los nueve debuté en el Teatro Albéniz. Me cantaba Diego El Cigala”, recuerda. “En esa época compartí escenario con Enrique Morente, Lole y Montoya o Tomatito. Soy muy joven, pero tengo una carrera bastante larga”. José Maya no ha parado de bailar desde entonces. Abrir un tablao era un sueño para él. “Manolo Caracol fundó un tablao aquí en Madrid, Los Canasteros, por donde pasaron los mejores artistas. Lola Flores también abrió un tablao, Caripén. Esto es el sueño después de tantos años de trabajo. Deseaba un espacio donde poder desarrollar mis ideas, donde poder invitar a artistas que tengan la misma ilusión, que tengan cosas que contar y compartir. Necesitamos al público joven, al conectado con lo que está pasando ahora. Hay muchos prejuicios con el flamenco y aquí esperamos contribuir a derribarlos”.

José Maya, en un momento del espactáculo. CARLOS PINO

Riesgo controlado. José Maya emprende este proyecto junto al cantaor Salvador Barrull y el guitarrista Pino Losada, acostumbrados a acompañar a grandes figuras del baile. “Somos amigos desde bien chicos. Somos como hermanos. Entre los tres hemos decidido emprender este camino con el riesgo que supone, pero con mucha ilusión”. Les ha costado encontrar el espacio perfecto. “Las cosas al final aparecen. Creemos en la ley de la atracción. Llevamos mucho tiempo creyendo en esto y cuando apareció vimos que era lo que buscábamos. Teníamos delante de nosotros una oportunidad única para construir un templo del flamenco, que es lo que queremos que sea poquito a poco”. Este primer mes, además de ellos tres, pisarán el tablao las bailaoras Belén López, Raquel Heredia La Rempompilla o Mónika Rojas así como los cantaores Manuel Tañe y Sandra Carrasco. El sábado 28 de diciembre Israel Fernández y Diego del Morao actuarán mano a mano. “En este tablao compartiremos muchas noches irrepetibles”.

Bailar para Beyoncé. José Maya ha bailado antes de conciertos de superestrellas como Beyoncé. Ha sido telonero de la cantante en dos ocasiones, una en Madrid y otra en Barcelona. “Se lo debo a Pino Sagliocco y Roberto Grima, de la promotora Live Nation. Son grandes amigos y grandes conocedores del flamenco”, comparte. En Madrid, Beyoncé se acercó al camerino donde estaba el bailaor. “Llegó con un séquito de guardaespaldas, pero fue encantadora. Pidió que le hiciera un pase de baile en mi camerino. Por supuesto, bailé para ella encantado. Le entusiasmaba el flamenco y se veía que le interesaba mucho”. Poco después de eso, bailó antes de dos conciertos de Björk, uno en Madrid y otro en Bilbao, pero la islandesa no se acercó a su camerino. También ha pisado el escenario antes de actuaciones de Marc Anthony, Paulina Rubio o Juan Luis Guerra.

La bailaora Belén López.
La bailaora Belén López. CARLOS PINO

Gran respeto. A las estrellas de Hollywood, a los grandes mandatarios y a las celebridades de todo tipo que no pisan la calle sin escolta cuando visitan Madrid generalmente sus anfitriones los llevan a un tablao. Seguro que desde ahora también irán a La Fragua. José Maya ha bailado para un sinfín de rostros conocidos. Él va donde lo contratan. Por eso fue al Baile de la Rosa en Mónaco, pasto de protagonistas del papel couché. “Carolina y Alberto de Mónaco disfrutaron mucho del espectáculo que creó el cineasta francés Tony Gatlif”. Esa noche también estaba Karl Lagerfeld. “Me dijo que le encantaba el flamenco y se hizo fotos con nosotros. Todos los artistas importantes tienen un gran respeto por el flamenco”, señala el bailaor. “El flamenco es universal. Michael Jackson es flamenco, Gustav Mahler es flamenco, Francis Bacon es flamenco”.

Capital flamenca. José Maya lleva nueve años viviendo en París. “Vivo en Montmartre. Una cosa es ser parisino y otra es ser de Montmartre”. Tiene una escuela de baile allí. “En Francia tienen un amor inconmensurable por el flamenco”. Ahora pasará largas temporadas en Madrid por su compromiso con La Fragua. “Madrid es la capital del flamenco. Siempre lo ha sido. Cuando un artista flamenco quiere triunfar tiene que hacerlo en Madrid. El mejor flamenco siempre se ha visto aquí”. Su familia es de Andalucía, pero él se ha criado en Lavapiés. Estudió ballet y no ha dejado de formarse. “Estudio y trabajo a diario. La inspiración llega, pero te tiene que pillar trabajando, como decía Picasso. Cuando tienes una técnica muy depurada es cuando te puedes dejar llevar, cuando puedes volar, cuando puedes improvisar”. Sobre el escenario llega a entrar en trance. “A veces cuando bailo no sé ni dónde estoy, es inexplicable, solo me dejo llevar”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: