consultor seo


Para muchas personas su perro es un miembro más de la familia. Aunque en la mayoría de situaciones lo miman con delicadeza, hay un lugar en el que descuidan su seguridad. Nos referimos al coche. Y es que casi un tercio de los conductores que viajan con sus canes lo hace de manera irresponsable, sin llevarlos atados adecuadamente en el vehículo. Así se desprende de una encuesta encargada por Ford y que se ha realizado en cinco países europeos (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido).

De los propietarios de perros encuestados que dijeron que no siempre protegían a sus mascotas, el 32% afirmó que era porque a los animales no les gustaba, el 31% señaló que no era necesario para realizar viajes cortos, y el 14% que no tenían espacio para una jaula para perros.





De los encuestados que admitieron transportar a su mascota sin protección, un 26% reconoció que el animal asomaba la cabeza por la ventana. Incluso algunos comentaron que el perro había saltado por la ventana, resultando, en ocasiones, herido o incluso llegando a morir.

Este Focus Sportbreack monta una jaula específica para transportar el perro
(Ford)

Otra de las informaciones preocupantes que ha arrojado la encuesta es que algunos de los dueños admitieron haberse visto implicados en accidentes después de haber sido distraídos por sus mascotas, las cuales habrían encendido indicadores, impedido la visión delantera o mordido a los ocupantes. La normativa española prohíbe que los animales viajen sueltos en el automóvil.

Así lo recoge el Reglamento General de Circulación: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”.

segunda

Las mascotas deben viajar correctamente, en un transportín o sujetas con una arnés
Las mascotas deben viajar correctamente, en un transportín o sujetas con una arnés
(Jodi Jacobson / Getty Images/iStockphoto)






Pero más allá de la sanción que nos puedan poner por viajar con el perro sin estar bien sujeto, lo más importante es ser conscientes del riesgo que esta negligencia puede conllevar. Se calcula que, si un coche choca a una velocidad de 40 km/h, un animal suelto en el habitáculo puede desarrollar fuerzas de proyección equivalentes a 40 veces su peso, según demostraron pruebas realizadas por el Centro de Tecnología Allianz (AZT). Además, en caso de siniestro, las compañías aseguradoras pueden inhibirse si las mascotas van sueltas en el vehículo.

“Si tienes una mascota, piensa en su seguridad de la misma manera que lo harías con cualquier otro miembro de la familia”, afirma el experto en adiestramiento de perros, Graeme Hall, alias “Dogfather”. “Siempre llevo a mi perra Lily en el maletero, en su jaula. Puede moverse cómodamente y todo el mundo está a salvo. Creo que es la mejor solución”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: