Desde el 8 de diciembre de 2018, el Celta llevaba sin ganar fuera de Balaídos. Su última victoria como forastero la consiguió en La Cerámica ante el Villarreal. Casi un año después, el conjunto vigués se reencontró con el triunfo, en el mismo escenario y ante el mismo rival. Iago Aspas, con dos goles finales, alivió al Celta y derrotó a un Villarreal descafeinado, más aparente que competitivo y en el que no apareció su poderosa pegada con Gerard Moreno por bandera. El nuevo Celta de Óscar García Junyent comienza a ver la luz con los primeros tres puntos del técnico catalán en su estreno en LaLiga con el equipo gallego.

VLL

CEL

Celta

Villarreal

Asenjo, Rubén Peña, Ramiro Funes Mori, Xavier Quintillá (Javi Ontiveros, min. 86), Pau Francisco Torres, Iborra (Moi Gómez, min. 56), Gerard Moreno, Franck Zambo, Samuel Chukwueze, Cazorla y Karl Toko Ekambi (Bacca, min. 76).

Celta

Sergio Álvarez, Néstor Araújo, Olaza, Joseph Aidoo, Hugo Mallo, Brais (Santi Mina, min. 64), Denis Suárez (Costas, min. 83), Pione Sisto, Pape Cheikh (Fran Beltrán, min. 75), Lobotka y Aspas.

0-1 min. 53: Pione Sisto . 1-1 min. 58: Samuel Chukwueze . 1-2 min. 79: Aspas . 1-3 min. 93: Aspas .

José Luis Munuera Montero

Ramiro Funes Mori (min. 66),
Pau Francisco Torres (min. 77),
Iborra (min. 10),
Sergio Álvarez (min. 73) y
Santi Mina (min. 90).

Estadio:Estadio de la Cerámica

El Celta, un equipo que crea tanto como concede, esta vez fue más efectivo que el Villarreal, derrotado por primera vez en lo que va de curso en La Cerámica, en los últimos cuatro partidos ha sumado tan solo un punto. Un balance negativo que pone en entredicho nuevamente a Javier Calleja con el discutible y discontinuo rendimiento del equipo plagado de internacionales.

Con una línea de tres mediapunta, Brais Mendes, Denis Suárez y Pione Sisto por detrás de Iago Aspas, el Celta pretendió desde el inicio atacar la portería de Asenjo, fiel al estilo que demanda la calidad de la plantilla gallega y de su nuevo entrenador, Óscar García Junyent, criado en la filosofía de Cruyff y del Barça. Fruto de la dulzura y verticalidad en el despliegue, nació la primera gran oportunidad celeste tras plantarse Pione Sisto solo frente Asenjo, desviando con el pie el portero palentino el disparo de zurda del danés.

Era un partido de riesgo para las defensas de ambos equipos ante el poder ofensivo de sus respectivos atacantes, muchos buenos futbolistas a vigilar. Chukwueze, Ekambi y Gerard Moreno daban trabajo extra a los zagueros vigueses. El delantero catalán asustó a Sergio Álvarez con un tiro cruzado que lamió el poste izquierdo. De intimidado, el Villarreal pasaba a amenazante. Un fuera de juego de Gerard Moreno invalidaba un remate de cabeza a la red del internacional tras una falta botada por Cazorla, una vez más el dinamizador de la ofensiva amarilla con Chukwueze de agitador. El Villarreal y Celta alcanzaron el descanso con sensaciones encontradas sin haber dado una versión definida.

A la salida del vestuario, Calleja, con el mismo once, varió el esquema pasando a un 4-4-2 situándose Gerard Moreno en punta acompañando a Ekambi. Adelantó las líneas el Villarreal y el Celta le sorprendió en una contra, con un excelente pase filtrado de Denis Suárez a Pione Sisto que hizo bueno ante Asenjo. Con la desventaja la reacción de Calleja fue retirar a Iborra, el mediocentro defensivo, por Moi Gómez, un jugador de banda ofensivo. Cinco minutos después de recibir el gol del Celta, el Villarreal empataba tras una larga y rápida combinación amarilla que culminó Chukwueze asistido por Quintillà desde la línea de fondo.

Ni Villarreal ni Celta se conformaban con el empate. Óscar García envidó con Santi Mina, haciendo intervenir el vigués a Asenjo, mientras Gerard Moreno mantenía en alerta a Sergio Álvarez. Pero fue Iago Aspas quien encontró el gol enviando a la red una falta lateral lanzada por Olaza tras cazar un rebote. La entrada de Ontiveros en los minutos finales puso los pelos de punta a los vigueses. Un disparo del malagueño fue a parar al larguero de Sergio Álvarez. Finalmente en el descuento, Iago Aspas, con piernas, habilidad y templanza, puso el broche a la victoria balsámica del Celta.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: