Lewis Hamilton es el nuevo líder del Mundial tras pasearse en China en el gran premio número 1000 en la historia de la Fórmula. Otro apunte en la historia del piloto que va camino de convertirse en el mejor de la historia, que en Shanghái le bastó con una rápida salida en la que adelantó a Valtteri Bottas y liderar la carrera de principio a fin.

Mercedes sigue minando la moral de Ferrari después de sumar tercer doblete en tres carreras. La escudería italiana estuvo tan lejos de la alemana en la carrera como en la clasificación y con Sebastian Vettel acabando en tercera posición con Charles Leclerc frustrado por las órdenes de equipo cuando su monoplaza parecía tener más potencia que el del alemán.





Carlos Sainz volvió a tener un día aciago y acabó en la decimocuarta posición, la misma en la que salió. El madrileño vio condicionada su carrera por un choque con el ruso Daniil Kvyat tras la salida que lo envió al pit lane con su coche dañado. El piloto de McLaren remontó hasta la decimocuarta posición para acabar una posición más atrás.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: