La historia tantas veces vista en la Copa de Europa se repitió ayer en Amsterdam. El Ajax le puso todo el entusiasmo del que tiene todo por ganar, que quiere comerse el mundo y piensa que posee la razón. El Madrid se lo tomó con la tranquilidad de quien ha visto muchas cosas, del que sabe que tiene la experiencia de su lado porque es la Champions y en su competición manda él. Y es que el nombre hace mucho en Europa, como comprobaría el Ajax. Sin VAR o con repeticiones, al Madrid no se le puede perdonar.

Pero la intensidad bien encaminada de un equipo casi adolescente estaba sacando los colores al conjunto blanco, tan maduro, en el inicio del partido. Los madridistas miraban por encima del hombro a los ajacied moverse por todo el campo, multiplicándose. Como diciendo, ya se os pasará. Pero el susto no acababa. Pasaba el primer cuarto de hora y el Ajax seguía apretando, sin dejar al Madrid salir de su propio campo. Una de las consignas estuvo clarísima y fue cargar el ataque por la banda izquierda sabiendo que Bale ayudaría, como así fue, poquísimo a Carvajal. Por ahí, la zona de influencia de De Jong, se juntaban el extremo Neres, el lateral Tagliafico y el falso nueve Tadic, que caía en banda. No es que tuvieran superioridad, es que tenían mayoría absoluta.






De Jong aprende que al Madrid no se le puede perdonar y dar oxígeno

Acumulaba jugadores en una zona para rematar por la otra, donde Ziyech y Mazroui llegaban con más fuerza que puntería. Es la única objeción que se le puede poner a la exhibición holandesa: la pólvora. Porque Courtois aún no había tenido que intervenir y en el otro área Onana ya había sacado una mano a Vinicius y dos a Bale en tres estiradas de los de Solari.

Tampoco mermó la tormenta a los 20 ni a los 25 minutos. El Madrid no podía contener todo el torrente que le venía encima. El futuro blaugrana De Jong, muy sacrificado, se situó cerca de Modric y prácticamente anuló al Balón de Oro. Sin él, los blancos no podían pensar ni salir. Más se asustaron cuando después de un mal despeje de Reguilón, el balón le cayó a Tadic que envió el esférico a la madera. El campeón, atropellado, se estaba salvando por los pelos ante el fútbol total del Ajax. Hasta Courtois tuvo que emplearse a fondo cuando Ziyech, solo, no pudo superarle. El balón iba de un lado a otro, con pases cortos y rápidos, con pocos toques. A veces parecía una táctica de balonmano, otras de rugby. ¿Les suena? Es porque Ten Hag trabajó con Guardiola en el Bayern cuando dirigió al filial bávaro.

Frenkie de Jong intenta controlar un balón ante Benzema
(Dean Mouhtaropoulos / Getty)

El baile era holandés y el Madrid tenía un papel de mero invitado a la fiesta, estaba siendo toreado. Hasta que llegó el premio a tanto esfuerzo para el Ajax. Fue en un córner que remató de cabeza en segunda instancia Tagliafico a la red después de un mal rechace del portero belga. Pero el árbitro no dejó al Madrid sacar de centro. Desde el VAR le avisaron de una posible infracción y Skomina quiso ver la repetición de la jugada. El colegiado esloveno anulo el gol porque Tadic, después del primer remate, cuando quiso jugar el balón y molestó a Courtois, podía estar adelantado. Inapreciable. Lo que enfadó mucho a los jugadores del Ajax y al público. El VAR, que debuta en esta ronda en la Champions, aparecía al rescate del campeón cuando estaba noqueado. La primera parte era un baño y no obtuvo recompensa el Ajax, equipo tan atractivo como perdonador, tan insolente ante la autoridad como naif en el área. Y para uno que marca, se lo anulan.





Sea como fuere, el Madrid estaba indemne después del aluvión de juego. Y como se podía presuponer la segunda parte iba a ser diferente. El tanque de gasolina del Ajax ya no estaba tan lleno y el Madrid lo aprovechó. Benzema avisó en el 51 y Onana respondió. Y aunque Neres se plantó ante Courtois, a la siguiente los blancos no perdonaron. Una vez se le escapó Modric a De Jong y el croata habilitó para la carrera de Vinicius, que dejó tirado a Mazraoui antes de asistir a Benzema, que a la segunda no falló. Si algo aprendió el próximo barcelonista es que al Madrid no se le puede dar ni medio metro ni oxigeno. Solari entendió que ya tenía lo que había venido a buscar pues en plena celebración, retiró a Bale para meter a un peón como Lucas Vázquez.


El fútbol dio la espalda al Ajax y el Madrid salió ganador

Pero el Ajax tiene algo de inconsciente. El resultado era injusto por lo visto en el césped y por pura rebeldía, los holandeses se lanzaron al ataque para neutralizar. Y cómo mínimo empataron. Lo hizo Ziyech después de un centro desde la izquierda.

Sin embargo, nadie dijo que el fútbol fuese honesto y equitativo. Y menos la Champions, competición corta y más del azar. Porque en otro contragolpe, Carvajal, que tanto sufrió, se la devolvió al Ajax con un centro que remató Asensio. Esta vez el VAR no entró a revisar una obstrucción de Lucas Vázquez a De Jong que quería volver a defender. Una lección inacabada del Ajax, con el que el fútbol sigue agrandando su deuda. El Madrid tuvo la suerte del campeón. No sólo salió vivo, salió ganador.






Ficha técnica

Ajax, 1 – Real Madrid, 2

1 – Ajax: Onana; Mazraoui, Blind, De Ligt, Tagliafico; Van de Beek, De Jong, Ziyech; Tadic, Schöne (Dolberg, m.73) y Neres.

2 – Real Madrid: Courtois; Carvajal, Sergio Ramos, Nacho, Reguilón; Casemiro, Kroos, Modric; Bale (Lucas Vázquez, m.60), Vinicius (Mariano, m.80) y Benzema (Asensio, m.73).

Goles: 0-1, m.60: Benzema. 1-1, m.75: Ziyech. 1-2, m.87: Asensio.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovania). Amonestó a Ziyech (53) por el Ajax; y a Reguilón (69), Lucas (83) y Ramos (89) por el Real Madrid.

Incidencias: encuentro de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Johan Cruyff Arena ante 54.990 espectadores.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: