El mejor escenario, el Staples Center de Los Ángeles, y el mejor jugador, LeBron James, oficiaron la conmovedora y emotiva ceremonia en recuerdo de Kobe Bryant, su hija Gianna, y las siete personas que fallecieron junto a ellos en un accidente de helicóptero el 26 de enero. Fue con ocasión del primer partido de los Lakers después de la tragedia. Se debía haber celebrado otro antes, el martes, precisamente el esperado derbi de Los Ángeles entre los Lakers y los Clippers, pero fue suspendido. Tres días después llegó el compromiso contra Portland, un partido eclipsado por los actos en memoria del ídolo de los Lakers durante los 20 años que vistió su camiseta y que durante su última etapa se ganó definitivamente el respeto y la admiración en todas las canchas y en todo el mundo. Y el Staples fue y sigue siendo su templo, y así lo entiende la afición que coreó, antes, durante y después del partido y del homenaje el nombre de Kobe y le cantó el “¡MVP!” como lo hizo durante tantos y tantos partidos.

LeBron James, desde el centro de la cancha, con la camiseta número 24 de Kobe, se sobrepuso a la emoción y dirigió unas palabras, “desde el corazón”, dijo, tras deshacerse del papel en el que llevaba escrito un pequeño discurso. “Sé que todos estamos de luto, heridos, con el corazón roto”, comenzó la estrella que, en 2018, tomó el relevo de Kobe en los Lakers . “Y lo mejor que podéis hacer es apoyaros en vuestras familias. Desde el domingo hasta ahora he oído y comprobado lo que significa la familia Laker, no solo para los jugadores, los entrenadores, la organización, sino para todos. Es una verdadera familia. Sé que Kobe, y Gianna, y Vanessa, y todos os lo agradecen desde el fondo de sus corazones. Estamos aquí para celebrar en cierta forma el Memorial a Kobe, pero veo esta noche como una celebración. Una celebración de 20 años de sangre, sudor y lágrimas, de un cuerpo roto desde que llegó, se levantó y aterrizó durante incontables horas, con la determinación de ser tan grande como pudiera. Estamos celebrando el niño que vino aquí cuando tenía 18 años, se retiró con 38 y se convirtió probablemente en el mejor padre que hemos visto en los últimos tres años. Es una celebración, y antes de jugar me gustaría decirte: todos te queremos”. Muchos de los compañeros de LeBron no pudieron reprimir las lágrimas mientras escuchaban el discurso. LeBron tuvo que consolar, entre otros, a Anthony Davis.

LeBron, al igual que sus compañeros, se enteró de la tragedia durante el vuelo de regreso de Filadelfia, la ciudad donde nació Kobe y donde ese día, contra los Sixers, Lebron lo superó en el tercer puesto de la lista de máximos anotadores de la historia. “Kobe es un hermano para mí”, prosiguió LeBron con su alocución en el Staples, “desde la época en que estaba en el instituto, viéndole desde lejos, hasta que llegué a la Liga con 18 años para verle llegar a la cima desde cerca. Durante todas las batallas que mantuvimos, siempre compartimos la determinación de ganar y de ser grandes. Y el hecho de estar aquí ahora significa mucho para mí. Quiero continuar con mis compañeros para seguir su legado no solo durante un año, sino por tanto tiempo como pueda jugar al baloncesto que tanto amamos. Porque es lo que Kobe Bryant hubiera querido. En palabras de Kobe, Mamba, pero en nuestras palabras, no te olvidaremos. Siempre en el corazón”. Y empezó el partido.

Antes de que LeBron se dirigiera al público, Usher interpretó Amazing Grace, junto a dos coronas de flores con los números 8 y 24, los que llevó Kobe en su carrera. Luego, el violoncelista Ben Hong interpretó una pieza mientras que por el vídeo-marcador se emitían unas imágenes de la carrera de Kobe. A continuación, el grupo de R&B y Soul Boyz II Men, de Filadelfia, interpretó el himno estadounidense. Se guardaron 24 segundos y dos décimas de silencio en memoria de Kobe y de Gianna, que jugaba al baloncesto con el número 2, y a la que acompañaba precisamente su padre a disputar un encuentro cuando ocurrió el accidente. Las sillas que ambos solían ocupar en el Staples se dejaron libres y con las camisetas con los números 24 y 2 con las que jugaban.

<a href="javascript:void(0);" class="enlace" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/deportes/imagenes/2020/02/01/actualidad/1580511638_373661_1580533819_sumario_grande.jpg', '1200', '800', 'LeBron James, con el 24, junto a sus compañeros, durante la ceremoniaKelvin Kuo (AP)‘);»>
ampliar foto
LeBron James, con el 24, junto a sus compañeros, durante la ceremonia Kelvin Kuo AP

Las gradas del pabellón se llenaron como siempre, pero también se llenaron sus aledaños donde los aficionados improvisan ofrendas florales, encienden velas y exhiben todo tipo de recuerdos en honor de Kobe Bryant. El Staples Center es el epicentro de todas las manifestaciones de cariño y recuerdo a Kobe y su hija fallecida, un escenario ideal, el mismo en el que logró su quinto anillo, ante los Celtics, junto a Pau Gasol, el 17 de junio de 2010. Donde disputó su último partido el 13 de abril de 2016, en un memorable partido contra Utah en que anotó 60 puntos. Y donde fue homenajeado el 18 de diciembre de 2017 con la retirada de las dos camisetas, el 8 y el 24, que llevó durante sus 20 temporadas en los Lakers.

Portland se impuso a los Lakers (119-127). El gran protagonista fue Damian Lillard, con 48 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias, escoltado por Whiteside, con 30 puntos y 12 rebotes. Los Lakers contaron con 37 puntos, 15 rebotes, 6 asistencias y 5 tapones de Anthony Davis, y 22 puntos, 8 rebotes y 10 asistencias de LeBron.

Carmelo Anthony, amigo de Kobe Bryant, no se vio capacitado para disputar el encuentro. El jugador de los Blazers, de 35 años, publicó un mensaje en Instagram. “Odio tener tanto que decir, pero no puedo expresarlo con palabras. Los momentos en que tengo más que decir, son los momentos en que no puedo hablar. Estoy gritando por dentro pero no puedo ser escuchado. No sabes lo difícil que es fingir, sonreír cuando tengo estas nubes de emociones… ¡Este dolor es casi insoportable Champ!”, comienza.

Damian Lillard, líder de los Blazers, dijo entender la decisión de su compañero de no jugar el partido. “Sé que él y Kobe tuvieron una gran relación”, comentó. “Todos respetamos su decisión”. Carmelo y Kobe cultivaron su relación amistosa especialmente cuando jugaron juntos con la selección de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín y de 2012 en Londres.

54 puntos de Irving y 35 de Porzingis

Se jugaron seis partidos más además del Lakers-Portland. Denver dio la sorpresa al vencer en la cancha del líder del Este, Milwaukee (115-127). Los números de Antetokounmpo, con 31 puntos, 16 rebotes y 9 asistencias, y de Middleton, con 24 puntos, fueron superados por la labor de equipo de los Nuggets, con 24 puntos de Barton, 15 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias de Jokic, 16 puntos de Beasley y 12 puntos y 5 rebotes de Juancho Hernangómez.

Toronto, sin Marc Gasol, lesionado, venció en Detroit (92-105) y sumó su décima victoria seguida. Siakam, con 30 puntos, e Ibaka, con 21 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias lideraron a los Raptors. Dallas, sin Doncic, lesionado, perdió en Houston (128-121). Porzingis obtuvo su mejor anotación esta temporada con 35 puntos, además de 12 rebotes. Fue insuficiente ante unos Rockets liderados por Harden, con 35 puntos, 16 rebotes, 6 asistencias y 4 robos de balón, y Westbrook, con 32 puntos, 9 asistencias, 6 rebotes y 3 robos de balón. Kyrie Irving obtuvo 54 puntos en la victoria de Brooklyn ante Chicago (133-118). Zion Williamson consiguió 24 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias en la victoria de Nueva Orleans ante Memphis (139-111). Oklahoma City, con 27 Gallinari, 24 de Schröder y 20 de Chris Paul, vencieron en Phoenix (107-111). En los Suns, Booker y Oubre sumaron 27 puntos cada uno, y Ricky Rubio, 8 puntos y 7 asistencias.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: