La Guardia Civil ya empieza a desentrañar el accidente de José Antonio Reyes. Según ha adelantado el Mundo Deportivo, el coche reventó una rueda cuando iba a 237 Km/h. Según publica el periódico deportivo, por la velocidad a la que iba, colisionó contra unos bloques de obra a 200 metros de la carretera, volcó y se incendió. Según las investigaciones, Reyes, que era un coleccionista de coches, hacía mucho que no lo cogía y sospechan que puede que las ruedas no tuvieran la presión adecuada.

Ayer, en el Sánchez Pizjuán, se le despidió con emoción. Rakitic, que coincidió con Reyes en su segunda etapa como sevillista, recordó a alguien «muy familiar» que «cuando volvió, era como si volviera el capitán del barco. Aparte de haber nacido aquí, tenía una relación muy cercana con toda la gente. Era una único en todos los sentidos».

El futbolista balcánico aseguró que el utrerano fue «uno de los jugadores con más talento de toda España, marcaba la diferencia» y expresó su deseo de que «el fútbol español y el Sevilla vuelva a disfrutar de otro futbolista como José. Ojalá».

El director deportivo del Sevilla, Ramón Rodríguez ‘Monchi’, confesó que no podía «digerir este golpe durísimo a la línea de flotación» del Sevilla, pues ha perdido «otra vez a un chico al que el sevillismo ha visto nacer».

Monchi admitió vivir un «momento complicado» pues conoce a la familia Reyes «desde hace veinte años» en los que ha «vivido alegrías y también otros días difíciles, como su venta al Arsenal. La vida tiene estos sobresaltos que uno no espera».




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: