La investidura naufraga. A pocas horas del final del partido, que culminará cuando el presidente en funciones acuda esta tarde a La Zarzuela, la última jugada de Pedro Sánchez no ha fructificado. El líder socialista ha llamado a los dirigentes de los tres grandes partidos para sondear si podría haber un giro in extremis que evite las elecciones, pero el fracaso ha sido completo. PP y Cs se quedan el no y Unidas Podemos en la abstención. Albert Rivera, el único que parecía abrirse a un cambio hacia la abstención, ha confirmado su negativa con duras palabras hacia Sánchez, que le ha remitido un documento con lo que el socialista entendía como garantías. «La respuesta de Sánchez es una tomadura de pelo a todos los españoles: es mentira que el PSOE esté cumpliendo con las tres condiciones planteadas y además rechaza una reunión con la oposición para abordar esa solución de Estado. Los españoles saben cuál es la realidad». «En caso de que no rectifique y no se comprometa con esta solución de Estado, el voto de Ciudadanos seguirá siendo NO a su investidura», sentencia Ciudadanos. El presidente recibe golpes de todos los grupos. «Querer ser presidente a cambio de nada no sé si es lo más razonable», ha señalado Pablo Iglesias.

Ninguna llamada cambió las cosas. La primera la que ha hecho con Iglesias, terminó sin avances. Iglesias, según fuentes de Unidas Podemos, ha confirmado al presidente en funciones que su grupo se abstendrá en una hipotética investidura si no hay un acuerdo sobre un Gobierno de coalición, un acuerdo que Sánchez no le ha ofrecido. Después, Pablo Casado, líder del PP, ha comunicado, según fuentes del PSOE no confirmadas por los populares, que votaría «no» en la investidura. La última, con Albert Rivera, terminó aún peor.

El líder de Ciudadanos había ofrecido una abstención que estaba condicionada a que el PP también le acompañara en ese voto, por lo que el no de Casado hacía inviable ese pacto. Además había pedido que se rompiera el Gobierno de Navarra y que Sánchez garantizara por escrito que no indultará a los presos del procés. El presidente le ha trasladado un documento dándole garantías de algunos puntos, sobre todo de la aplicación del 155 si fuera necesario y de que no habrá subidas de impuestos a los trabajadores, pero en él el PSOE no ofrece romper el Gobierno de Navarra, sino garantías de que es un Ejecutivo constitucionalista, y señala que no puede prometer que no habrá indultos antes incluso de que haya sentencia, que no es lo que reclamaba Rivera. «Los españoles saben cuál es la realidad: En Navarra gobierna el PSN en coalición con los nacionalistas de Geroa Bai y el apoyo de Bildu. Exigimos a Sánchez que rompa ese pacto», replica Ciudadanos.

El reparto de culpas ya ha empezado, lo que confirma que la legislatura está a punto de morir. «El presidente ha trasladado a Pablo Casado que con el calendario catalán (sentencia del Supremo sobre el procés) y europeo (Brexit) es importante tener un Gobierno estable con plenas capacidades. Capacidades que se ven mermadas si el Ejecutivo está en funciones. El líder del PP ha trasladado su rechazo a la investidura del candidato socialista, por lo tanto, rechaza apoyar un Gobierno estable en España y evitar con ello una repetición electoral», según fuentes oficiales socialistas. El PP no ha confirmado este extremo, y ha anunciado que solo explicará su posición a los medios de comunicación después de la reunión de Casado con el Rey en la ronda de consultas en La Zarzuela. Pero tampoco lo ha desmentido.

«Parece que el PSOE estaba esperando a Ciudadanos y lo de los últimos meses era un paripé», ha apuntado por su parte Ione Belarra, portavoz parlamentaria de Unidas Podemos. Todo se rompe en directo. El único pequeño cambio sobre el lunes lo ha hecho Iglesias, pero será poco significativo si finalmente, como todo parece indicar, no hay debate de investidura. Según fuentes de Podemos, Iglesias le ha dicho al presidente que, si este llegara a un acuerdo con Ciudadanos —tras la oferta de última hora que le hizo el lunes Rivera—, Unidas Podemos se reuniría para “decidir su voto final”. Esto es, no garantiza la abstención en ese caso. Si UP votara no, la investidura fracasaría a pesar de la abstención de Cs. Sólo saldría adelante si, además de Cs, se abstuviera el PP. Es necesario que dos grandes grupos se abstengan a la vez. 

Todo apunta a que no habrá ni siquiera debate de investidura, porque el PSOE ha dejado muy claro que Sánchez no se someterá a esa votación si no tiene los apoyos garantizados previamente. Solo si Rivera hubiera garantizado una abstención, se podría intentar esa investidura.

En los últimos días se habían movido Pablo Iglesias, con una oferta de coalición a prueba, y Albert Rivera, con una propuesta de abstención con condiciones difíciles de cumplir para Sánchez, como la ruptura del Gobierno de Navarra. Le tocaba mover ficha al presidente en funciones —Pablo Casado no parece muy dispuesto a gestos de última hora— y La Moncloa optó por la ronda de llamadas. Sánchez tiene mucha presión externa e interna para que intente evitar unas elecciones que en teoría nadie quiere. En el PSOE algunos dirigentes temen que los ciudadanos culpen al presidente por el fracaso de la investidura y en los últimos días hubo mucho vértigo y muchos mensajes para que La Moncloa hiciera un último movimiento. Aun así, los dirigentes consultados creen que la opción de la repetición electoral sigue siendo la más probable a estas horas.

Rivera, el que más protagonismo ha logrado en las últimas horas, pidió este martes por medio de una carta una reunión urgente con el presidente en funciones, Pedro Sánchez, para que ambos estudiaran la oferta de Cs. Y exigía al socialista que adquiriera un compromiso «por escrito» aceptando sus condiciones. Sánchez le contestó con la ronda de llamadas.

Durante casi 40 años, las rondas de consultas del Rey eran algo absolutamente anodino, protocolario. Todos sabían antes de empezar lo que se dirían los demás, a quién le encargarían la investidura, quién votaría a favor y en contra. Y el jefe del Estado se limitaba a dar cuenta de lo que ya estaba publicado por todas partes. Desde 2016, esto cambió. Ya entonces hubo cierta emoción en la ronda del Rey, con Pablo Iglesias anunciándole a él una oferta de Gobierno de coalición que el PSOE no conocía. Pero nunca se llegó a una ronda de consultas con tanto suspense como la de hoy. El primero en acudir, Pablo Iglesias, es el que más tiene acostumbrado al público a un giro final, pero esta vez ha sido Albert Rivera quien ha sorprendido con una inesperada oferta de abstención que descolocó a todos los demás.

Iglesias ha descartado también la otra salida posible: una apuesta por sorpresa por la investidura sin acuerdo, es decir, pasar al sí sin un pacto con el PSOE, lo que haría innecesarios los votos de PP y Cs.

En realidad, será en la conversación entre Sánchez y el Rey donde se decida si hay debate de investidura este fin de semana o el día 23 se convocan las elecciones de forma automática para el 10 de noviembre. Todo indica que, si el presidente traslada al Rey que cree que no cuenta con apoyos, digan lo que digan los demás grupos, no habrá sesión. Pero nada parece definitivo en el guion imprevisible de la política española desde 2015.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: