Las multas continúan vigentes en Madrid Central como dictaminó en una decisión cautelarísima el juzgado contencioso administrativo número 24 de Madrid, aunque otro juez -el del número 7- denegase la petición de PSOE y Greenpeace para suspender con urgencia la moratoria a las sanciones. El Ayuntamiento de Madrid ha hecho público este martes un nuevo auto que deniega la suspensión cautelarísima del freno a las sanciones, en respuesta a Greenpeace y que firma el mismo juez que no accedió a la  cautelarísima pedida por el PSOE.

Esta decisión no afecta sin embargo a la reactivación de las multas solicitada por Ecologistas en Acción, que continúa vigente y será recurrida por el Gobierno de José Luis Martínez-Almeida (PP). Al contrario del magistrado que ha devuelto las multas, el titular del juzgado de lo contencioso administrativo número 7, Carlos Sánchez Sanz, considera que ninguna de las demandas justifican que sea «necesario acordar la medida -la suspensión cautelar- sin oír a la Administración», en dos autos muy similares.

Adrián Fernández, portavoz de Movilidad de Greenpeace, recalca que no se ha denegado el recurso presentado por su organización, «sino la petición de medidas cautelarísimas, porque el juez considera que se puede esperar cinco días a ver qué dice el Ayuntamiento». Así, este segundo juez «considera que el asunto de la contaminación no es tan urgente como lo estimó el otro juez que revisó el recurso de Ecologistas en Acción». Y eso a pesar de que ambos recursos son idénticos. 

En el auto conocido este martes, el juez señala que «no se van a producir daños irreparables por el hecho de mantener en vigor la decisión municipal», un argumento contrario al que esgrime Jesús Torres, titular del juzgado número 24, que consideró que de no adoptar la suspensión cautelar, se perdería la «finalidad legítima al recurso», dado que «se habría producido una evidente emisión de gases contaminantes» en la zona de Madrid Central.

El juez que ha denegado la cautelarísima a Greenpeace y al PSOE señala además que «dada la innegable trascendencia de la medida (….) resulta prudente tomar en consideración los argumentos de los que disponga el Ayuntamiento». El juzgado número 7 no deniega la cautelar, sino la cautelarísima, una medida de urgencia en la que no se escucha a la parte demandada. El Consistorio madrileño alude a un tercer auto que deniega la suspensión cautelarísima pero no lo ha difundido.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha defendido que estos tres autos avalan que no procedía la suspensión cautelarísima y ha señalado deben convencer al juez que sí adoptó esta medida «con argumentos jurídicos más que fundados» de que revoque su decisión. En declaraciones a los periodistas a su llegada al Foro Inmobiliario del Diario Expansión, el regidor ha apelado a la «independencia judicial» aunque ha dicho que como jurista comparte los argumentos de los autos que no acuerdan la suspensión cautelarísima aunque como alcalde cree que «no debería» exponer su opinión.

El regidor ha señalado asimismo que están evaluando los datos de tráfico y calidad del aire de la estación de medición de la plaza del Carmen, la única en el interior de Madrid Central, para hacer una «valoración pública» de los resultados de la reactivación de las multas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: