Hoy, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer. Este año el lema de la campaña es #BalanceforBetter (#EquilibrarparaMejorar), una llamada a la acción para que exista igualdad de género en el mundo. En el ámbito laboral hay una importante brecha salarial entre hombres y mujeres que, según la OCDE llegaría al 25% de diferencia y que se agudiza a partir de los 44 años.

Pero esta desigualdad no se quedaría en el plano económico y llegaría, incluso al de la salud. Según un estudio, presentado en el congreso de la Sociedad Europea de la Cardiología (ESC por sus siglas en inglés), las mujeres solicitan los servicios de una ambulancia más tarde que los hombres. Esto tendría un porqué, tal y como explica Mariusz Gasior, autor principal del trabajo: «Frecuentemente la mujer cuida la casa, lleva a los niños al colegio y prepara las celebraciones familiares. Hemos visto muchas veces que estas responsabilidades les retrasan para llamar a la ambulancia si sienten que tienen síntomas de un ataque al corazón».

Por otro lado, Marek Gierlotka, coordinador del estudio, añade: «Además de cuidar la casa, las mujeres se aseguran de pedir ayuda para su marido a los servicios médicos cuando se requiere. Es hora de que ellas se cuiden también».

Ambos expertos encontraron diferencias en la forma de tratarla, como se pone de manifiesto en este trabajo, en el que se analizaron un total de 7.582 casos de infartos agudos de miocardio (IAM conocidos como infartos). En total, un 45% de los pacientes fueron tratados en el momento adecuado. Cabe resaltar que había más hombres que mujeres. En España, es la primera causa de fallecimientos, con 125.000 personas anualmente y una restauración del flujo de sangre más rápida significa salvar el músculo del corazón y menos tejido muerto, menos opciones de que el corazón falle en el futuro y, finalmente, disminuir las opciones de fallecer. Es decir, la rapidez de reacción es fundamental en estos casos para obtener mejores resultados y menos secuelas para la salud.

Tanto los afectados que llevaron el tratamiento adecuado, como los que no, tuvieron un ratio de mortalidad similar. Sin embargo, aquellos a los que atendieron con mayor rapidez tenían un 40% menos de opciones de sufrir problemas en el ventrículo izquierdo. Esto significa que el corazón estaba mejor para bombear sangre y menos probable que en el futuro desarrollara algún problema.

Como destaca Gaisor, «una de las razones por las que es menos frecuente que a las mujeres se les atienda a tiempo, respecto a los hombres, se debe a que tardan más en llamar a la ambulancia cuando sienten los síntomas (especialmente para las más jóvenes). Además, los resultados del ESC indican que las mujeres de menor edad son menos asiduas a acudir a centros especializados en ataques al corazón, lo cual se recomienda para un rápido tratamiento».

Por todo ello, Gierlotka subraya que «se deben hacer más esfuerzos para mejorar las logísticas de los centros para las mujeres jóvenes. La gente debe ser consciente que a las más jóvenes también les puede ocurrir. Tienen más opciones de contraer signos atípicos y síntomas, lo cual, quizá, contribuye en retrasar la llamada para la asistencia médica».

Los síntomas varían dependiendo del género. Dolor en el pecho o en el brazo izquierdo pueden indicar que se está ante un ataque al corazón en el caso del varón. Por el contrario, en las mujeres es más común, en estos casos, dolor en la espalda, de hombros o de estómago. Según informa la Fundación del Corazón, se debe saber que, hasta la menopausia, se encuentran protegidas debido a estrógenos fisiológicos. Después, el colesterol y la tensión arterial se alteran y hay mayor posibilidad de sufrirlo. Un 52% de las mujeres fallece antes de llegar al hospital. Sin embargo, en los hombres, es un 42%. Para evitar riesgos, ante esta importante enfermedad, se recomienda llamar a una ambulancia en menos de 15 minutos.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: