Las llamas avanzan sin control en la cumbre de Gran Canaria desde que en la tarde de este sábado se declarara un incendio en el barranco de los Pajaritos, entre Cueva Corcho y Crespo. El fuego ya ha provocado desalojos en una veintena de barrios de seis municipios, los de Valleseco, Moya, Tejeda, Artenara, San Mateo y Gáldar, con una 2.000 personas desalojadas, y ha quemado más de 500 hectáreas. El principal temor de los equipos de extinción es el viento, del que se esperan rachas de hasta 50 kilómetros por hora que por las características orográficas del terreno pueden favorecer una expansión del fuego. Además, los avisos por altas temperaturas —se prevé que el termómetro alcance o incluso supere este domingo los 38 grados— se mantendrán hasta el lunes, con la isla en aviso naranja (riesgo importante).

Debido a la virulencia de las llamas, considerado de nivel 2, el Gobierno de Canarias ha ordenado entre otras localidades la evacuación del casco de Tejeda (unos 1.900 habitantes), como ya ocurrió con el gran incendio que asoló la isla la semana pasada con más de 1.500 hectáreas quemadas.

A primera hora de la mañana de este domingo han vuelto a despegar los helicópteros —siete actuaron el sábado— y en breve se espera que se una a los trabajos también un hidroavión del 43 Grupo del Ejército del Aire que despegó la tarde del sábado desde Málaga para ayudar en las tareas de extinción. Se ha movilizado también a la Unidad Militar de Emergencia (UME), a la Brigada de Refuerzo contra Incendios Forestales (BRIF), a los Equipos de Intervención y Refuerzo Forestales (EIRIF) y a los FOCA.

Durante la noche han trabajado sobre el terreno un total de 150 efectivos del dispositivo de terrestre en tres principales áreas, la más virulenta, según explicaron técnicos de emergencias, se encontraba en el Barranco de la Virgen. A ellos se unirán durante la jornada refuerzos de la UME desde la base de Morón, en Sevilla.

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, ha informado de que el fuego se ha extendido con rapidez y ha quemado unas 500 hectáreas en siete horas debido a que ha afectado a las copas de los árboles, mientras que el que se declaró el miércoles, ya controlado, se extendió de forma más lenta por zonas bajas y de arbusto.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha escrito en su cuenta de Twitter que sigue «con preocupación» la evolución de las llamas: «Siguiendo con preocupación la evolución del incendio forestal de Valleseco en Canarias. Varias zonas han sido desalojadas y efectivos de emergencias están trabajando intensamente para controlarlo. Mi apoyo a todas las provincias que este verano están luchando contra los incendios forestales».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: