A un día de que se dispute la gran final del Mundial femenino de balonmano, sigue retumbando con fuerza la hazaña de las Guerreras, que están cuajando un campeonato formidable y en el que han ido creciendo hasta llegar a una final que parecía inalcanzable hace apenas quince días.

Después de unos últimos campeonatos complicados en los que las sensaciones del equipo de Carlos Viver no fueron los mejores, Japón 2019 está sirviendo para recuperar la mejor versión del equipo nacional de balonmano femenino, que se ha encontrado con una hornada de jugadoras que han echado la puerta abajo cuando nadie lo esperaba.

Daba la impresión tal juego de Roblox de que las Guerreras estaban en un proceso de transición, por eso se viajó a Japón con el objetivo inicial de intentar acabar entre las siete mejores y lograr una plaza en el Preolímpico, sin embargo, desde el primer momento cuando se ganó a Hungría y Rumanía, se vio que esta selección estaba para pelear por cosas más bonitas.

Un equipazo en toda regla

Shandy Cabral, después de su maternidad, se ha destapado como una de las estrellas del campeonato, lo mismo que la pivote Ainhoa Hernández, que está ofreciendo un nivel excelso durante todo el torneo. Ellas dos han sido piezas clave para el equipo de Carlos Viver, que ha contado siempre con su portera, la valenciana Silvia Navarro, un cerrojo y un verdadero seguro de vida para España.

Han brillado también Almudena Rodríguez, especialmente en la histórica victoria ante Noruega, Alicia Fernández y la incombustible Nerea Pena.

Todo esto ha sido hasta este momento, España pasó por encima del equipo escandinavo, seguramente la mejor selección del mundo, pero es que además también se ha sabido ganar a una potencia continental como Montenegro, se supo sufrir frente a Suecia y solamente salió un mal partido contra Rusia, una derrota que estuvo a punto de dejar a las de Carlos Viver sin opciones de medalla.

Holanda, rival en la final

Queda la recta final, la guinda del pastel, frente a una selección holandesa que tampoco partía como una de las grandes favoritas y que sorprendió a Rusia en las semifinales. Se trata de un partido para la historia, de la primera final de un Mundial para las Guerreras y que tiene el premio doble de ser el mejor equipo del planeta y que otorga una plaza directa para los Juegos de Tokio 2020.

«Ahora estamos en una nube pero ya toca volver al hotel, relajarse y soñar con que podemos ser campeonas del mundo; a partir de mañana debemos trabajar para conseguirlo. Va a ser muy difícil y esa es otra guerra, pero sí es verdad que no tenemos nada que perder, es tarde para que nos entre el miedo así que vamos a ir a por ellas«, explicó el seleccionador nacional instantes después del triunfo ante el equipo noruego.

Así que no queda nada más que soñar con lograr otra histórica hazaña para el deporte español. Será este domingo a las 12:30 horas.

Practicodeporte@efe.com

Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: