Ese je ne sais quoi que poseen las francesas en materia de moda, lo tienen las casas de influencers, artistas y fashionistas españolas. Y así lo están destacando los medios internacionales, que ya anuncian: «Las francesas han muerto, vivan las españolas». Espacios reales que se dejan querer por la personalidad de sus dueñas, que saben lo que funciona en Instagram. De ellas, hemos aprendido que lo rústico puede funcionar con el estilo mid-century, o hacer buenas migas el azulejo hidráulico con hitos del diseño escandinavo. Además, de reafirmarnos en la idea de que el arte siempre le sienta bien a los interiores. La luminosidad mediterránea o la herencia modernista barcelonesa son otras de las grandes influencias en estas casas que acumulan multitud de likes en la red social.

María Bernad. El arte como razón (decorativa) de ser

Es una de las jóvenes más influyentes de la industria de la moda y una de las consecuencias de su éxito es que su vida transcurre con la maleta a cuestas. Quizá porque los hoteles son para ella como una segunda casa, María Bernard ha querido insistir en la personalidad de la de verdad. «Mi casa, al igual que mi estilo, no tiene una estética definida. Me he inspirado en muchas corrientes artísticas y tendencias al mismo tiempo. Tiene algunos muebles de tipo escandinavo de los setenta algunas piezas Space-Age y mid-century. Siempre mezclo con colores que generen armonía pero, sobre todo, busco que desprenda calidez», cuenta.

El arte es el eje sobre el que, la también consultora, estructura sus estilismos y su decoración. «Siempre me inspiran muchísimo los cuadros para determinar de qué color serán mis muebles. Se podría decir que empiezo la decoración por el arte». Casi todo el mobiliario de su hogar es vintage o de segunda mano. «Al viajar mucho, siempre intento traerme piezas de mis viajes, que al fin y al cabo, hacen que la casa tenga una personalidad muy característica».

Eli & Eli. Naturalidad por encima de todas las cosas

Una es abogada y la otra, interiorista, pero estas dos amigas de siempre decidieron montar un proyecto en común basado en la pasión que comparten por la moda. Desde su cuenta de Instagram, Eli & Eli exploran su universo más allá del guardarropa, con la decoración como uno de los temas preferidos de sus seguidores. Eli García vive en una casa con más de 100 años de historia. «Frente a eso, cualquier estilo decorativo potente es una osadía; así que he optado por un estilo natural. Dejando que los protagonistas de las estancias sean los suelos, las paredes, las maravillosas molduras de los techos…», comenta Eli García Cruz.

Pero de todas las estancias, se queda con las más luminosas de la casa, como la sala de estar. «El sofá es una de mis piezas favoritas, grande, rinconero y súper cómodo. Es el modelo Crate de Kenay Home. También me fascinan las butacas de ratán de la zona de lectura. En esa área, dejamos la pared al natural (sin pintar), esas butacas quedan muy bien ahí. Son también de Kenay Home».

Ana Moya. La tendencia de no seguir tendencias

Esta influencer prefiere no poner etiquetas a su casa. «Lo que me gusta, lo compro», dice cuando le preguntamos sobre la inspiración que manda en su decoración. Ana Moya deja que sea el instinto el que la guíe y la prueba de que le funciona son sus 396.000 seguidores (y creciendo). «No sigo modas en decoración, creo que eso es lo especial y lo que hace que la casa sea tan bonita», comenta la también diseñadora de joyas. Con una excepción: hemos encontrado un rincón del salón a medida de amantes del wéstern. Cactus, figuras de cabezas de venado y una paleta terrosa enriquecida con prints textiles de inspiración bohemia. La mesa de madera de pino silvestre de Woodabu, tratada con tintes es el nexo entre ambos universos.

Gala González. Funcionalidad con mucho arte

Si pensamos en la decoración neoyorquina de películas de Woody Allen como Annie Hall o Manhattan y la mezclamos con algún clásico rústico nacional, se puede intuir la atmósfera que la creadora de Amlul ha proyectado en su apartamento. El mobiliario es funcional, pero el estilo madura a través de los materiales y la paleta. Con un sofá de terciopelo bicolor mostaza de HKliving dominando el espacio y una mesa de café rústica creada por la propia Gala para Pepita de Oliva, el carácter de la estancia no se cuestiona. Pero eso no es todo. Una ilustración de Elissa Barber, como foco de luz, genera dinamismo y completa una propuesta con etiqueta arty.

Paula Ordovás. Piezas ‘vintage’, meubles de autor y Kate Moss

Pasteles, dorados y siluetas que invitan a pensar en el glamur hollywoodiense de los cuarenta. La influencer y creadora de My Peep Toes ha ideado para su piso de Madrid un estilo basado en la opulencia, con el gusto y la pasión por el arte heredado de su madre, decoradora y anticuaria. «Por nuestros cumpleaños, mis hermanos y yo recibíamos como regalo una obra de un artista emergente para ir creando nuestra colección». Sus inspiraciones las toma de la moda, el cine, las revistas… y el diseñador Jonathan Adler. «Me enamoran sus mezclas brutales y creativas, el jarrón de las caras es suyo».

Son exactamente ese tipo de detalles los que suman en un espacio donde conviven muebles comprados en mercados de antigüedades y a medida, firmados por Decolab y Tabolo Design. La lámpara vegetal vintage de los años cuarenta y una consola francesa del siglo XIX nos harían pensar que hemos viajado al pasado, de no ser por la mirada directa de Kate Moss desde la pared que nos trae de vuelta al presente.

Russian Red. Una casa con alma de ‘hipster’

La casa de la cantante Lourdes Hernández en Los Ángeles ya es famosa en las redes. Quizá sea su inteligente elección de las piezas de arte de Carla Fuentes que visten sus paredes, o la maestría con la que combina estampados y texturas, lo que le ha ayudado a construir un espacio en el que apetece vivir. La alfombra tigre de Antropologie y los sofás de terciopelo de inspiración mid-century de Urban Outfitters son algunos de los objetos que aseguran el flechazo con el espacio.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: