Rafa Nadal y Mery Perelló lograron su propósito: tener una boda íntima. El tenista y su ya esposa blindaron su enlace a los medios de comunicación y pidieron a sus invitados que no hicieran fotos. Pero 24 horas después de su gran día, han decidido difundir dos imágenes. En ellas se les ve felices y vestidos de novios.

Mery Perelló lució un traje diseñado por Rosa Clará, un modelo con un escote caja y manga larga, realizado en encaje francés, inspirado en el movimiento artístico Art Déco y compuesto por motivos gráficos y florales. El traje está bordado a mano, de manera meticulosa con micropedrería incrustada en el dibujo. La falda, de línea evasé, confeccionada en crepe de seda natural, incorpora una ligera sobrecola extraíble. Completó su look nupcial un velo de tul en seda natural. Perelló se cambió durante la celebración y llevó otro traje de Clará.

Nadal llevó un chaqué hecho a medida de corte clásico de la firma italiana Brunello Cuccinelli en tono gris, como manda el protocolo en las bodas de día.

Rafa Nadal y Mery Perelló. Fundación Rafa Nadal

Rafa Nadal es un hombre obsesionado con su privacidad. Lo ha dicho en muchas ocasiones y en las últimas horas lo han repetido sus colaboradores cuando han informado de las condiciones que ha impuesto el tenista para su boda. Por ello, el tenista diseñó una boda blindada.

A todos los invitados se les pidió que dejaran sus teléfonos móviles para evitar filtraciones de información e imágenes. A excepción de los reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, y el entrenador del tenista, Carlos Moyá y su esposa Carolina Cerezuela, que acudieron en vehículos propios, todos los demás asistentes al enlace llegaron al lugar en autobuses y, cuando subían a los vehículos, se encontraron con una nota que decía: «Os recordamos que nos gustaría que disfrutarais de nuestra boda y que fuera en la más estricta intimidad. Cuando lleguéis encontraréis un casillero para que podéis dejar los móviles. Muchas gracias: María Francisca y Rafael». Además, las empresas que trabajan en la boda y sus empleados tuvieron que firmar contratos de confidencialidad para hacer aún más segura la boda.

Nadal y Perelló solo disfrutarán de una semana de descanso tras su enlace ya que la próxima el tenista vuelve a las pistas. Eso sí, antes de la boda la pareja ya pasó unos días de vacaciones en Bahamas.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: