Ni Madrid Central, ni los protocolos contra la contaminación. La velocidad de la política y la sociedad en estos tiempos modernos ha propiciado que ambos asuntos hayan sido mayoritariamente superados política y socialmente colocando, ahora, a
Madrid Nuevo Norte
en el centro del tablero de juego. Aprobarlo o no
aprobarlo, esa es la cuestión que vertebra los discursos de todos los candidatos a la Alcaldía y que ponen un riesgo un proyecto que lleva estancado varias legislaturas.

El candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha culpado al Gobierno de Manuela Carmena de poner en riesgo la aprobación de la Operación Chamartín por el retraso en los plazos, que ha achacado a “irresponsabilidad” e “incapacidad de gestión”. El popular ha criticado el “notabilísimo retraso” a la hora de enviar a la Comunidad de Madrid el proyecto definitivo para que los técnicos elaboren el informe ambiental, imprescindible para aprobar este plan y que fue solicitado el pasado 20 de marzo, pero en declaraciones a la prensa ha defendido que la operación “se puede dejar cerrada antes de que concluya la legislatura”.





“El periodo electoral empieza el 2 de abril, por tanto si ellos creen que se puede aprobar en el mes de abril también se podrá apoyar en mayo, el periodo electoral no es únicamente la campaña electoral, la ley lo define como 54 días antes”, ha subrayado.

El impacto de la campaña en el proyecto es aún más visible en el seno del PSOE cuyo candidato, Pepu Hernández, ha asegurado que si llega al Gobierno municipal revisará el proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte porque entiende que es susceptible de mejoras.

La alcaldesa de la capital y candidata de Más Madrid ciudad, Manuela Carmena, ha declarado que el rechazo del candidato socialista a la Alcaldía, Pepu Hernández, a Madrid Nuevo Norte es una opinión personal y no la posición del PSOE. En una entrevista conjunta en Telemadrid con el candidato de Más Madrid a la Presidencia autonómica, Íñigo Errejón, Carmena ha declarado que el proyecto “ha sido trabajado con el PSOE” y ejemplo de ello es la estación en Chamartín que se está diseñando con el ministerio de Fomento. De ahí que, desde Más Madrid, entienden la postura como un capricho del candidato y no como una postura forme de la formación socialista.

Entre dos aguas se mueve, una vez más, Ciudadanos. Su candidata en la capital, Begoña Villacís, ha asegurado que el grupo ‘naranja’ en Cibeles apoyará Madrid Nuevo Norte si se lleva para su aprobación al próximo pleno municipal, y en caso de no ser así lo “mejorarán mucho” y lo harán “más ambicioso”. ”Fuimos el primer grupo político que llevó Madrid Nuevo Norte al pleno; dijimos sin complejos que creíamos en el desarrollo de la zona norte,creemos en ese proyecto y lo vamos a impulsar. Lo decimos claramente y lo vamos a impulsar”, ha señalado durante la reciente presentación de las líneas de su programa.






Turno de alegaciones

Tras aprobar el proyecto inicial de Madrid Nuevo Norte en el pasado mes de septiembre, el Consistorio, que ha recibido más de 3.000 alegaciones, ha remitido la redacción definitiva del proyecto a la Comunidad para obtener el necesario informe ambiental.

Hasta que no obtenga este informe no pueden trasladar al Pleno este proyecto, que cuenta con el aval de todos los grupos y la oposición de seis concejales del Gobierno.

Si este documento no llega a tiempo, la Operación Chamartín acabará el mandato a un paso de su aprobación definitiva, como ya ocurrió en 2015 con Ana Botella (PP) al frente del Consistorio.

Madrid Nuevo Norte contempla construir en el norte de la capital 10.500 viviendas, un centro de negocios con una torre de 70 plantas y remodelar la estación ferroviaria de Chamartín, en terrenos de la empresa pública ADIF cedidos a Distrito Castella Norte -BBVA y San José-. Nuevo Norte modifica sustancialmente el proyecto presentado en 2015, con una importante reducción de la edificabilidad (2.662.000 metros cuadrados frente a los 3.370.000 del plan anterior, lo que supone una reducción de 708.000 metros cuadrados, un 21% menos).

Al mismo tiempo, potencia la nueva estación de Chamartín, llamada a ser la mayor de la ciudad como gran nodo de comunicación multimodal con todos los municipios de la región en Metro, Cercanías, EMT, autobuses interurbanos, y gran centro de conectividad a través de ferrocarril y alta velocidad y centro de enlace con el aeropuerto.













Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: