En Madrid, política, poder y dinero van de la mano. “El motor económico de España, donde viene el 75% de la inversión extranjera [en el primer trimestre de 2019], no puede quedarse paralizado a manos de los pactos”, advirtió hace unos días Isabel Díaz Ayuso, advirtiendo de las consecuencias de que PP, Cs y Vox apuren hasta septiembre las conversaciones para formar un ejecutivo de derechas en la Comunidad. La estabilidad política, coinciden los expertos consultados por EL PAÍS, actúa como un imán para atraer capital extranjero: en 2018, coincidiendo con el auge del independentismo catalán, Madrid sumó un 144% más de inversiones extranjeras que en 2017, mientras que Cataluña perdió un 11,8%. Pero advierten: que la Comunidad se haya convertido en la meca española de la inversión extranjera no quiere decir que todo ese dinero se quede aquí, ni que revierta en los ciudadanos, ni que haya llegado gracias a las políticas del gobierno regional.

“La Comunidad de Madrid, una de las plazas financieras más importantes del mundo, es actualmente la región que lidera el crecimiento económico de España (3,7 %) y cuenta con el PIB per cápita más alto”, defiende un portavoz del Ejecutivo, que ha impulsado con la Cámara de Comercio el proyecto de Invest in Madrid y que también ha visto cómo el plan de atraer grandes compañías obligadas a abandonar el Reino Unido por el Brexit no se apuntaba grandes éxitos. “Estas cifras son el resultado de una política económica que tiene como pilares la estabilidad y seguridad jurídica, una política fiscal incentivadora, y que está a la cabeza en la aplicación de medidas liberalizadoras de la actividad económica”, añade este interlocutor del gobierno, que presume de que Madrid haya absorbido el 75% de la inversión extranjera en España en el primer trimestre (3.422 millones), por el 15,6% de Cataluña y el 2,6% de la Comunidad Valenciana.

Los datos de inversión extranjera reflejan inyecciones directas, destinadas a comprar una participación de control en una empresa, abrir una fábrica, adquirir un activo inmobiliario o crear empleo. Con ellas crece la economía y baja el paro. En 2017, Ria Money Transfer abrió sede en Alcobendas y ahora tiene una plantilla de 300 trabajadores. En 2018, año récord en Madrid, Sky TV o la aseguradora Admiral se instalaron en la Comunidad, American Express anunció que iba a abrir un centro de excelencia comercial con decenas de empleos; y se confirmó la llegada de siete fondos extranjeros: Metric, Ares, Three Hills Capital Partners, Avenue y Ben Oldman. En lo que va de 2019, Ferroglobe ha trasladado su sede desde Reino Unido a Madrid, y el Consejo de Ministros ha autorizado la instalación en La Marañosa (San Martín de la Vega) de la Agencia europea de sistemas globales de navegación por satélite.

Los expertos, sin embargo, desmienten que haya una relación de causa efecto entre la estrategia del Ejecutivo y la llegada de inversiones extranjeras.

“Respecto de si son las políticas regionales las impulsoras de esta situación, mi opinión en este sentido es de cierto escepticismo”, argumenta Francisco Javier Velázquez Angona, catedrático de economía aplicada. “Es cierto que Madrid ha llevado la idea de que es una región donde se aplican políticas liberales, que siempre suelen gustar en el mundo de los negocios y especialmente de los negocios internacionales”, reconoce. «Es una cierta campaña de imagen que puede estar dando sus frutos», sigue. “Sin embargo, creo que la mejor política que puede hacer un gobierno regional es tratar de mejorar el contexto en que se desenvuelven las empresas y en muchos aspectos el gobierno regional se ha caracterizado por no cuidar las políticas de I+D+i, o incluso las educativas, que son muy importantes en la generación de talento, y que se ha podido demostrar que son un atractivo fundamental para la instalación de multinacionales”, añade. “No es lo mismo registrar la inversión en Madrid que finalmente se materialice en Madrid. Muchos proyectos iniciales de inversión internacional germinan en las grandes urbes, cerca de la Administración (en este caso la central) y luego finalmente se materializan alejadas de estas ciudades», subraya. Y recuerda: «Debe pensarse que casi la mitad de la inversión que llega a Madrid proviene de cuasi-paraísos fiscales”.

Cuentas y tiempos de la investidura en Madrid

Ángel Gabilondo. El ganador de las elecciones cuenta con 64 votos (PSOE, Más Madrid y Podemos). Le faltan tres apoyos para la mayoría absoluta (67), o cinco abstenciones para lograr más síes que noes en la segunda vuelta (64 a 63). El presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, no le ha permitido protagonizar el pleno de investidura del próximo miércoles, convocado sin candidato. El PSOE le ha pedido que reconsidere su decisión y no descarta acudir a la justicia.

Isabel Díaz Ayuso. Solo cuenta con los 30 votos del PP, pero confía en acabar sumando los 26 de Cs y los 12 de Vox para sumar 68, por encima de la mayoría absoluta. Para eso tiene que resolver el choque entre sus dos posibles socios. Cs quiere únicamente un gobierno de coalición con el PP, sin firmar directamente ningún acuerdo con Vox, que a su vez exige un pacto a tres bandas para dar su apoyo al proyecto. Si PP y Cs alcanzan un pacto antes del 10, pedirán que Díaz Ayuso sea la candidata en ese pleno, convocado sin aspirante. Si el 10 de septiembre no hay presidente, se repetirán las elecciones autonómicas. 

En el primer trimestre de este año, el 41,9 % de las inversiones extranjeras procedieron de Luxemburgo; el 23% de Reino Unido; y el 16,2% de Países Bajos. Así, las multinacionales hacen parada en estos países para aprovechar sus ventajas fiscales antes de desembarcar en España. En lo que va de año, esas inversiones se han concentrado en los sectores de publicidad y estudios de mercado; servicios financieros; suministro de energía; actividades inmobiliarias; almacenamiento y actividades anexas al transporte; servicio de alojamiento

“Las autoridades de Madrid no han hecho mucho», lamenta Rafael Myro, catedrático de economía aplicada. «La Comunidad no tiene una buena oficina de atracción de inversión extranjera y el ayuntamiento tiene más ambición, pero se empezó a mover hace sólo un par de años”, añade. “El efecto sede es y ha sido siempre muy importante”, remata este académico, que vincula la llegada de inversiones extranjeras a la región con la presencia de las filiales de las principales compañías internacionales en la capital.

Madrid, además, está en el centro de la península, lo que le da una posición privilegiada como punto de redistribución del negocio hacia el resto de España y Portugal. Cuenta con un aeropuerto internacional. Está en el corazón de la red de trenes de alta velocidad. Y acoge la capital del país, lo que facilita que las filiales de las principales multinacionales se radiquen en el territorio.

«Hay que tener en cuenta que el stock regional de inversión extranjera directa suele ser volátil y en 2018, por ejemplo, el de Madrid ha crecido mucho debido al impacto de la operación sobre Abertis en los flujos totales, operación que se podría haber anotado en Cataluña si la empresa no hubiese cambiado su sede», recuerda Antonio Escudero, catedrático de historia económica, sobre la venta de la concesionaria de autopistas por más de 14.000 millones de euros.

Luxemburgo y Reino Unido, principales orígenes

Luxemburgo y Reino Unido son el lugar de origen de las principales inversiones extranjeras que recibe Madrid, según los datos del Ministerio de Economía. Los expertos explican que la mayoría de multinacionales suelen hacer parada en Holanda  o Luxemburgo para lograr un tratamiento fiscal más favorable a sus intereses.

Así, en el primer trimestre de 2019, más de un millón de euros tuvieron su origen en el pequeño país europeo, y se dedicaron, fundamentalmente, a publicidad, suministro de energía y negocios inmobiliarios.

Desde el Reino Unido, la inversión rozó los 800.000 euros. En total, Madrid atrajo 3.422 millones de euros foráneos durante el primer trimestre de este año.

«Las cifras de 2018 hay que interpretarlas con cautela debido al significativo impacto de la operación sobre Abertis en los flujos totales», coincide Marian Scheifler, socia directora de SIfdi, una consultora independiente y privada especializada en el asesoramiento sobre inversiones extranjeras. «La Comunidad de Madrid ha sido tradicionalmente la principal región receptora de inversiones productivas en España, con la excepción del año 2010», apunta.

«No es de extrañar que la inestabilidad política catalana generada por el proceso independentista haya sido uno de los principales motivos que se ha argumentado para este aumento de peso de la Comunidad de Madrid y reducción de la de Cataluña», abunda Raquel Díaz, de la universidad de Vigo. «Las principales políticas de promoción, tanto de la inversión extranjera directa, como del comercio exterior, se llevan a cabo a través del ICEX. Aunque las Comunidades también tienen sus organismos de promoción, su influencia directa no está clara», añade. «Pero una mayor estabilidad en una Comunidad frente a la inestabilidad de otra, sí que puede influir a la hora de optar por ubicar la sede en una comunidad frente a otra», sigue.

Ese fue el argumento de Díaz Ayuso cuando azuzó a sus dos posibles socios a formar gobierno «ya». La estabilidad, vino a decir, cotiza al alza en bolsa. Y mientras el PP, Cs y Vox maniobran con dificultades para evitar que gobierne Ángel Gabilondo (PSOE), que fue quien ganó las elecciones, los inversores extranjeros toman nota.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: