Francia

Emmanuel Macron dijo, tras llegar al poder en 2017, que la igualdad entre hombres y mujeres sería “la gran causa del quinquenio”, el mandato presidencial de cinco años. Ha teorizado sobre la necesidad de poner en marcha una “diplomacia feminista”. Aprovechó este 8M para entregar por primera vez el premio Simone Veil, bautizado con el nombre de la gran feminista y superviviente del Holocausto, y dotado con 100.000 euros. El galardón recayó en la activista camerunesa Aissa Doumara, por su campaña contra los matrimonios forzados. El 1 de marzo entró en vigor la obligación, para las empresas con más de mil empleados, de hacer pública la diferencia salarial entre hombres y mujeres. La obligación debe extenderse en el próximo año hasta todas las empresas con más de 50 empleados.

La movilización en Francia comenzó a las 15.40, hora a partir de la cual se considera que, debido a la llamada brecha salarial, las mujeres francesas empiezan a trabajar gratis. A esa hora estaba convocada una huelga y concentraciones en varias ciudades. En la plaza de la República, en París, Pauline Spinazze, de la organización Osez le féminisme (Osad el feminismo), denunciaba la “postura ambivalente” de Macron. “Ha declarado la igualdad la gran causa del quinquenio y promueve una diplomacia feminista en el G7, pero el de la mujer sigue siendo el presupuesto más bajo del Estado y sigue sin haber un plan nacional contra las violaciones y para combatir combatir los feminicidios”, dijo. Cada tres días muere una mujer asesinada por su pareja en Francia, según datos oficiales. Informa Marc Bassets desde París.

El Reino Unido

El Reino Unido no celebró este viernes una manifestación central para celebrar el 8M. Las mujeres británicas ya se manifestaron el 19 de enero. Ese día, las calles de Londres se llenaron de miles de mujeres y hombres en defensa de la igualdad real de género. A cambio, multitud de actos festivos, culturales y sociales se han programado a lo largo de todo el fin de semana para celebrar o reivindicar avances. El diario The Guardian encabezaba sus informaciones con una exclusiva: “Las grandes empresas mienten en sus cifras sobre puestos ejecutivos ocupados por mujeres o minorías”, denunciaba Charlotte Valeur, presidenta del Instituto de Directores, una de las patronales más influyentes del Reino Unido.

El Parlamento británico decidió ondear la bandera del Día Internacional de la Mujer. Durante un debate en torno a esta celebración, la laborista Jess Phillips leyó uno a uno los nombres de las 130 mujeres víctimas de violencia de género fallecidas en el último año. Durante siete minutos se hizo el silencio en la Cámara y la tensión del momento resultó evidente. Informa Rafa de Miguel en Londres.

Bélgica

La mecha de España sí prende en Bélgica. “Debido a la huelga del 8 de marzo, el servicio de recogida de basuras se verá perturbado” en 12 de los 19 distritos de Bruselas. El anuncio de la empresa de limpieza de la capital belga ha sido una de las primeras señales tangibles de que el ejemplo español tiene seguidores. Como en el caso español, un movimiento de base y espontáneo lanzó una convocatoria de huelga general y la celebración de actos reivindicativos en todo el país, con manifestaciones en las principales ciudades belgas. Y en Bruselas, un servicio de guardería organizado por la plataforma Collecti.e.f. 8 maars, ofreció el cuidado de niños desde las 9 a las 20 horas para facilitar el cierre de las guarderías y la asistencia de las madres a los actos.

Sin cifras aún de seguimiento de la huelga, el impacto parece haber sido bastante menor que en España, pero la convocatoria ha logrado transformar el Día Internacional de la Mujer en una jornada de reivindicación sin parangón con años anteriores. Las protestas contra la desigualdad, la discriminación y la violencia de género se han multiplicado a pesar de que Bélgica es uno de los seis único países del mundo que, según el Banco Mundial, ha logrado en la última década la igualdad plena en derechos legales entre hombre y mujer (junto a Francia, Suecia, Dinamarca, Letonia y Luxemburgo).

En las instituciones comunitarias, en cambio, el 8M paso prácticamente desapercibido. El Parlamento Europeo celebró el día antes un comité interparlamentario para analizar la presencia de la mujer en el mundo de la política. Y la Comisión Europea publicó, también el jueves, un informe sobre igualdad entre hombres y mujeres en la UE en el que detecta “progresos”, pero pide que se avance con más rapidez. Informa Bernardo de Miguel en Bruselas.

Alemania

Berlín, la dinámica capital de Alemania vivió este viernes un verdadera primicia para celebrar el Día Internacional de la Mujer. Gracias a un consenso político alcanzado en el mes de enero por los tres partidos políticos que forman el gobierno de la ciudad —SPD, La Izquierda y los Verdes— Berlín se convirtió en el primer Estado federado, y el único del país, en declarar el 8 de marzo como día festivo.

La fiesta fue aprovechada por miles de personas, en su mayoría mujeres ,que se congregaron en Alexanderplatz, para “celebrar, golpear y luchar”, como dijo Friederike Benda, una organizadora de una multitudinaria manifestación que se realizó bajo el lema Día de combate para las mujeres.

La gran fiesta causó, sin embargo, un problema inédito en la capital y en el resto del país. El Gobierno federal con sus ministerios y otras dependencias oficiales, como el famoso BND, la agencia de espionaje exterior, no trabajaron, mientras el resto del país si lo hacia, una medida que finalmente no causó daños al funcionamiento político y administrativo del país.

La canciller Angela Merkel y el resto de sus ministros no acudieron a sus despachos, pero tampoco se dejaron ver en la manifestación de las mujeres que reunió a unas 10.000 personas, según las organizadoras. Informa Enrique Müller desde Berlín.

Italia

Despacio, la movilización feminista parece avanzar en el país transalpino. El presidente de la República, Sergio Mattarella, asistió a un emotivo acto por la mañana. Múltiples manifestaciones fueron convocadas en varias ciudades. En un país tradicionalmente muy conservador, la lucha feminista se afianza en la agenda pública.

Turquía

<a href="javascript:void(0);" class="enlace" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/internacional/imagenes/2019/03/08/actualidad/1552065055_696277_1552070235_sumario_grande.jpg', '1200', '798', 'Policías turcos impiden el paso a cientos de manifestantes, este viernes en Estambul.Lefteris Pitarakis (AP)‘);»>
Policías turcos impiden el paso a cientos de manifestantes, este viernes en Estambul.ampliar foto
Policías turcos impiden el paso a cientos de manifestantes, este viernes en Estambul. Lefteris Pitarakis AP

La policía turca utilizó este viernes gas lacrimógeno y pelotas de goma para dispersar una multitudinaria manifestación por el Día de la Mujer en Estambul, después de dos horas de concentración pacífica.

Los agentes lanzaron varias andanadas contra las manifestantes que se habían concentrado en la avenida Istiklal, la principal arteria comercial y de ocio de la ciudad, para denunciar las políticas del Gobierno islamista y las estructuras patriarcales bajo lemas como No tenemos miedo.

Brasil

El brasileño que el año pasado cuestionaba que las mujeres cobrasen lo mismo que los hombres es hoy es el presidente del país. A la vez, 4.254 brasileñas fueron asesinadas, un 70% por sus parejas, en 2018 en el principal país latinoamericano. Había, por tanto, motivos para esperar aglomeraciones por las calles en los actos convocados por todo el país. Pero al final, lo que se vio en esas calles eran carteles, principalmente de comercios o instituciones, felicitando a las mujeres por su día. Luego, en São Paulo, una marcha; tímida, pequeña en comparación con la de las mujeres contra Bolsonaro del septiembre pasado, pero marcha aun así, recorrió la Avenida Paulista.

Por primera vez se usó la cara de Marielle Franco, la más famosa de esas asesinadas en 2018, una concejala de Rio de Janeiro, de izquierdas, negra y lesbiana, que murió a balazos en su coche, posiblemente por un rival político, como icono de la opresión patriarcal brasileña. Pero la salida masiva a la calle quedará para otro año. Mientras, las brasileñas ganan de media 20,5% menos que los hombres. Informa la redacción de EL PAÍS Brasil en São Paulo.

Argentina

El movimiento feminista en Argentina ha perdido una batalla, pero no la guerra. El año pasado, el Congreso rechazó la ley del aborto legal que fue motor de la lucha de las mujeres. Este 8M, decenas de miles marchan en Buenos Aires para recordarle a la clase política que hay una agenda pendiente. Se espera una gran marcha frente al Congreso, convocada por decenas de colectivos feministas, estudiantes, sindicatos y organizaciones sociales. Al color violeta que identifica el 8M en todo el mundo, las mujeres argentinas sumaron el verde de la campaña por la legalización del aborto y el naranja, que exige la separación de la Iglesia y el Estado. También pidieron contra los feminicidios: entre enero y febrero hubo 54 casos.

La ola se inició en Argentina en junio de 2015, cuando el movimiento Ni una menos lideró una movilización masiva contra los asesinatos de mujeres por la violencia machista. Desde entonces, el movimiento no ha dejado de crecer, sobre todo porque el drama no ha cesado. El año pasado, murió una mujer cada 30 horas en manos de un hombre, una cifra calcada de años anteriores. La oficina de estadísticas oficiales, el Indec, presentó el jueves sus propios datos de violencia contra las mujeres. Durante los últimos cinco años hubo 242.872 víctimas, que realizaron 576.360 denuncias. El 86% de esa violencia fue psicológica y el 56,3% física; en siete de cada 10 casos, los agresores tenían un vínculo con la víctima.

La política también se ha sumado a la ola. El presidente, Mauricio Macri, ha reglamentado la ley de igualdad de género para la política aprobada en 2017. Los partidos deberán presentar en las elecciones de octubre listados con candidatos y candidatas de manera intercalada y consecutiva. En el haber quedó la promesa de Macri del 8M del año pasado de una ley de paridad salarial. El proyecto chocó contra la indiferencia del Congreso.

Por eso, la marcha en Buenos Aires fue el reflejo de las cuentas pendientes. Precisamente, dos casos reavivaron la llama por el debate más álgido, el del aborto legal. En los días previos, dos menores embarazadas producto de una violación fueron obligadas a parir por cesárea en hospitales del norte del país. Ambos casos estaban dentro de los supuestos de aborto no punible vigentes desde 1921. Informa Federico Rivas en Buenos Aires.

EE UU

El Día Internacional de la Mujer tiene en Estados Unidos un perfil relativamente bajo, en cuanto a paros y manifestaciones, pero está presente en diversas esferas de la vida pública, a través de gestos y adhesiones. Coincidiendo con el 8M, por ejemplo, la selección nacional estadounidense de fútbol femenino, vigente campeona del mundo, ha demandado por discriminación de género a la federación nacional. La demanda, presentada por las 28 jugadoras, supone un paso dramático en la larga batalla que mantienen las campeonas con su empleador, el organismo que gobierna el fútbol en Estados Unidos, sobre las desigualdades salariales y las condiciones de trabajo. Y se produce a solo tres meses de que arranque en Francia la Copa Mundial Femenina, competición en la que Estados Unidos parte como favorita.

En la demanda, las jugadoras acusan a la federación de “discriminación de género institucionalizada”, no solo por motivos salariales, sino también por otros asuntos como los lugares donde juegan, la frecuencia con que lo hacen, las condiciones en las que viajan y el tratamiento médico que reciben.

En la esfera política, la Casa Blanca ha anunciado que los próximos Presupuestos de Donald Trump, que está previsto que se presenten este lunes, incluirán una dotación de 100 millones de dólares (89 millones de euros) para la Iniciativa de Desarrollo y Prosperidad Global de las Mujeres, liderada por su hija Ivanka Trump y lanzada el mes pasado. La iniciativa, ha dicho Donald Trump en un mensaje presidencial, “está estructurada para ayudar a al menos 50 millones de mujeres en países en vías de desarrollo a participar completa y libremente en sus economías locales hasta 2025”. 

Algunas candidatas a las primarias para la candidatura demócrata a las presidenciales de 2020 han lanzado mensajes en Twitter con motivo del 8M. “A todas las mujeres a las que se les ha dicho no una y otra vez y continúan persistiendo: seguid así. Vosotras nos hacéis más fuertes”, ha tuiteado la senadora Elizabeth Warren. “De la economía al cambio climático, la reforma de la justicia y la seguridad nacional, todos los asuntos son asuntos de las mujeres, y una clave para abordar esos desafíos es asegurarnos que las mujeres están en la mesa”, ha declarado la también senadora y candidata Kamala Harris. Un sondeo publicado este viernes en Politico revela diferencias en la visión sobre la situación de las mujeres entre votantes de los dos grandes partidos. Más del 55% de los votantes demócratas piensa que a los hombres les va mejor que a las mujeres en Estados Unidos. El porcentaje baja a un 20% entre los republicanos. Informa Pablo Guimón en Washington.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: