Empresas

Las claves de los bolígrafos personalizados publicitarios

Regalar boligrafos con publicidad

Los obsequios corporativos, a día de hoy, siguen siendo una manera bastante frecuente de dar las gracias a los clientes de nuestra empresa, estrechar las relaciones profesionales entre socios de negocios o también para fidelizarlos hacia nuestro comercio.

Cuándo es recomendable hacer regalos publicitarios

Cuando tengamos que elegir un regalo perfecto para hacer, a menudo queremos comprar el objeto más moderno y especial que haya, pero nos encontramos con el problema de que se nos sale del presupuesto que habíamos establecido, sobre todo si nuestro negocio acaba de despegar. Otras veces, nuestra empresa está más o menos consolidada, pero hay tanta variedad de artículos para tener un detalle que verdaderamente es difícil elegir uno solo.

Ya sea una inauguración, una fiesta, una feria o cualquier evento promocional al que asistamos, un bolígrafo personalizado combina múltiples virtudes: elegancia, funcionalidad, sencillez y una oportunidad de oro para que el nombre o el logotipo de nuestra marca se queden grabados en la mente de quien queramos.

¿Por qué regalar bolígrafos personalizados?

La primera gran ventaja de los bolígrafos promocionales, entre las muchísimas que poseen, es la de la funcionalidad. No hay mucho más que decir al respecto. Son un artículo que se puede emplear en cualquier momento o lugar, práctico, a alcance de cualquiera, un regalo que a nadie puede molestar porque a todos les vale o valdrá en algún momento, y lo podemos regalar en cualquier ocasión.

Las claves de los bolígrafos personalizados publicitarios

Los bolis, además, son muy versátiles: nos dan la opción de elegir un diseño personalizado y distinto, junto con que son ideales cuando no sabemos qué tipo de cliente nos vamos a encontrar o a quién va a ir a parar nuestro regalo. Pero sea el encuentro que sea, el día o la estación del año que sea o el sector profesional al que nos dediquemos, será siempre un obsequio seguro.

Además de seguro, será acertado, porque da igual la persona a la que vaya destinada: rico, pobre, joven, viejo, hombre, mujer… llegaremos con un boli a todos los públicos y casi con toda probabilidad aceptarán su regalo y, lo que es más importante lo usarán.

Tu empresa estará siempre presente

Y es que otra de las grandes cualidades de los bolígrafos promocionales es su memorabilidad. Al personalizarlo, es posible grabar en él todos los símbolos asociados a nuestro negocio, desde el nombre de la empresa hasta los datos de contacto (correo electrónico, teléfono), pasando por el logotipo y el eslogan. Toda imagen o palabra que pueda hacer recordar luego nuestra compañía es útil.

Si a esto le añadimos el poder elegir el diseño que queramos, tenemos que los bolígrafos son una estupenda inversión publicitaria. Una inversión que será sumamente económica y que se puede ajustar a cualquier presupuesto, desde los más apretados hasta los que quieren tirar la casa por la ventana, pues en uno y otro caso es muy fácil ajustar la cantidad de producto promocional a nuestras demandas y necesidades.

Uso cotidiano, mayor presencia

A diferencia de otros regalos publicitarios, que solo se usan una vez o de tarde en tarde, los bolis son un artículo de empleo cotidiano, que el obsequiado usará multitud de veces, dándolo a conocer a todo el que lo vea cada vez que lo haga (o cuando lo cambie de sitio), por lo que tendrán un alcance enorme.

Tenemos, por último, a nuestro alcance, una gran variedad de bolígrafos, desde los modelos más clásicos hasta otros más grandiosos, coloridos, llamativos o lo que queramos transmitir.