Todas las capitales de provincia españolas están inmersas en un proceso de transformación para convertirse en «ciudades inteligentes» pero los principales indicadores que miden ese parámetro revelan que están todavía lejos de conseguirlo y que apenas han recorrido la mitad del camino.

Suspenden, sobre todo, las capitales españolas en materia de gobernanza, de infraestructuras, servicios de movilidad urbana y accesibilidad digital para las personas con una diversidad funcional, aunque prácticamente todas las grandes ciudades españolas (el 80 por ciento) están ya en una fase de implicación y desarrollo bastante avanzada.

Los datos se ponen de relieve en el «Índice Smart», que ha sido elaborado por la consultora IdenCity , una empresa especializada en el asesoramiento de ciudades que preside el ex alcalde de Barcelona Jordi Hereu, en colaboración con varias empresas y el Smart City Expo World Congress, que se celebra en Barcelona.

El informe radiografía el nivel de desarrollo inteligente de cada una de las 52 capitales de provincia de España, además de la ciudad de Sant Cugat del Vallés, aunque no se han facilitado los datos «individualizados» de cada una de ellas.

Reto y oportunidad

El ex alcalde de Barcelona Jordi Hereu ha insistido durante la presentación del informe este miércoles en Madrid en rechazar los «ránking» y en valorar el esfuerzo que todas las ciudades están haciendo para convertirse en «inteligentes», y ha subrayado que las capitales tienen todavía potencial para «duplicar» el esfuerzo en este sentido.

El informe diferencia cuatro fases en el proceso: exploración y descubrimiento; implicación; desarrollo; y consolidación; y sitúa al 80 por ciento de las grandes ciudades españolas en las etapas de implicación y desarrollo.

Jordi Hereu ha asegurado que el municipalismo español es «un referente en todo el mundo» y ha destacado la oportunidad que tienen ahora las urbes de mejorar el servicio que prestan a los ciudadanos utilizando las modernas tecnologías.

A su juicio, convertir las ciudades en inteligentes es «un reto y una oportunidad», y ha insistido en que no habrá «ciudades inteligentes» si no hay «ciudadanos inteligentes» y en que las capitales parten con un síntoma «de fortaleza» debido a la elevada tasa de penetración de las nuevas tecnologías en la sociedad.

El ex alcalde de Barcelona ha explicado que el informe nace con vocación de convertirse en un «observatorio» para analizar anualmente cómo avanzan las ciudades hacia ese objetivo, y ha señalado que la muestra se ampliará a todos los municipios con más de 50 000 habitantes.

El director del Smart City Expo World Congress, Ugo Valentí, se ha mostrado convencido de que las ciudades españolas se van a convertir también en «referentes mundiales» en este sentido, y ha destacado que los principales factores que determinarán que una ciudad es «inteligente» serán la sostenibilidad, la inclusión y la integración.

La directora del proyecto, Laura Moreno, ha informado de que la nota media global que obtienen las ciudades es del 45,6 por ciento, y ha insistido en que los aspectos que merecen más atención en ese largo camino hasta convertirse en «ciudad inteligente» son los relacionados con la gobernanza, con las infraestructuras y con los servicios de movilidad. EFE




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: