Pablo Larrazabal abrió la temporada 2019-20 con un gran triunfo, en el Alfred Dunhill Championship, disputado en el Club de Campo Leopard Creek de Malelane (Sudáfrica), a pesar del mal inicio de la jornada, en la que llegó a sumar seis golpes por encima del par.

Mucho tuvo que luchar el golfista barcelonés por hacerse con la victoria. Comenzó con tres golpes de ventaja sobre sus adversarios, pero en los nueve primeros hoyos sumó cinco bogeys, un doble bogey y un solo birdie. No obstante, supo recomponerse y sumó cuatro birdies y un bogey en los siguientes nueve, tres de ellos en los últimos cuatro hoyos y acabar con un +3.

De esta forma, Larrazabal volvió a alzarse con un torneo del circuito europeo, su quinto, tras el conquistado en junio de 2015, en el BMW International Open, comenzó la jornada final con tres golpes de ventaja, pero tuvo un inicio desastroso Un +6 que pareció tirar por tierra todo su trabajo anterior en las tres primeras jornadas.

Cinco títulos

 En su historial suma este título al Open de Francia de 2008, el BMW International de 2011 y 2015 y el Abu Dhabi HSBC de 2014. También cuenta con una victoria en el Alps Tour: el Peugeot Alps de Barcelona de 2012.

El sueco Joel Sjöholm fue segundo y vencedor virtual durante muchos minutos con 281 golpes, y la tercera plaza fue para los sudafricanos Charl SchWartzel, Branden Grace y el holandés Wil Besseling.

El resto de españoles quedaron muy rezagados: Alejandro Cañizares (24, 291 golpes), Adrián Otaegui (33, 292) y Carlos Pigem (68, 302).practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: