Las ilusiones del Barça Lassa de clasificarse para su primera final four en cinco años sufrieron un durísimo revés este miércoles, quién sabe si definitivo, cuando el Anadolu Efes asaltó con una autoridad pocas veces vista el Palau Blaugrana y se llevó el tercer partido de la serie de cuartos, recuperando así la ventaja de campo.

Desde la primera jugada, un triple de Simon, empezó a intuir la hinchada azulgrana que iba a ser una noche negra. Las rosas de Sant Jordi se marchitaron todas de golpe con la exhibición ofensiva del equipo turco, en especial, de Shane Larkin (30 puntos), que ya había sido verdugo del equipo de Pesic en su último duelo de la fase regular y recibió una merecida ovación del Palau.






El Efes recuperó el acierto perdido en el segundo partido y demostró toda su calidad ofensiva

El escolta norteamericano fue la punta de lanza de un equipo que exteriorizó toda su calidad sobre el parquet barcelonés y recuperó el acierto perdido en el segundo partido, dejando la siempre aguerrida defensa del Barça en un juego de niños. Fue un encuentro para olvidar en clave azulgrana, si acaso rescatar la reaparición de Kevin Seraphin más de un mes después, de lo mejor de su equipo el francés.

El espectacular triunfo del equipo turco sitúa el 2-1 a su favor en la serie y deja al Barça al borde de la eliminación. Para estar en Vitoria, los azulgrana deben ganar los dos partidos que restan, el viernes en el Palau y, si fuera necesario, el 1 de mayo de vuelta en Estambul. Suena a misión casi imposible, pero Pesic ha demostrado ser capaz de guiar a su hombres a gestas más complicadas.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: