Vanessa Bryant ha hablado sobre el duelo que vive tras la muerte de su esposo Kobe Bryant y su hija Gianna, fallecidos el 27 de enero en un accidente de helicóptero en una zona residencial al norte de Los Ángeles. En una desgarradora publicación de Instagram, Vanessa explicó sus dificultades para aceptar su muerte y seguir viviendo

«He sido reacia a expresar mis sentimientos en palabras. Mi cerebro se niega a aceptar que tanto Kobe como Gigi se hayan ido ”, escribió, subtitulando un montaje de vídeo de Kobe y Gigi juntos. «No puedo procesar que ambos no estén al mismo tiempo. Es como si estuviera tratando de procesar la desaparición de Kobe, pero mi cuerpo se niega a aceptar que mi Gigi nunca volverá a mí. Me siento mal ¿Por qué debería poder despertarme otro día cuando mi bebé no puede tener esa oportunidad?»

Vanessa continuó: “Tenía tanta vida que vivir. Entonces me doy cuenta de que necesito ser fuerte y estar aquí para mis 3 hijas. No estoy con Kobe y Gigi, pero estoy agradecida de estar aquí con Natalia, Bianka y Capri. Sé que lo que siento es normal. Es parte del proceso de duelo. Solo quería compartirlo en caso de que haya alguien por ahí que haya sufrido una pérdida como esta «.

Hace una semana, Vanessa Bryant acudió a la ceremonia de despedida que se organizó en el gimnasio de la Harbor Day School, la escuela donde estudiaba Gianna en Newport Beach, donde profesores y compañeros rindieron homenaje a la pequeña con varios globos rodeando una fotografía de la niña en un televisor junto a un centro de flores rojas que formaban un dos, el número que Gianna lucía en la camiseta con la que jugaba en el equipo de baloncesto. En el acto, el colegio retiró dicha camiseta para que siempre sea recordada como el dorsal de Gianna.“Mi Gianna…Dios te echo de menos. He tenido la suerte de despertarme cada día para ver tu bonito rostro y tu increíble sonrisa durante 13 años. Ojalá hubiera sido hasta mi último aliento”, escribió emocionada Vanessa en su Instagram junto a varios vídeos de la ceremonia.

Horas antes de acudir a esta emotiva ceremonia, Vanessa Bryant también dedicó unas palabras a su difunto marido en Instagram. «Mi mejor amigo, el mejor padre, te echo mucho de menos. Echo de menos que me digas buongiorno principessa/reina», escribió junto a una imagen del ex jugador de la NBA muy sonriente. La publicación, ya acumula casi cinco millones de me gusta.

El accidente ocurrió a las 9.45 de la mañana en medio de una intensa niebla. Se dirigían a un partido de baloncesto de Gianna y sus amigas en la academia de baloncesto fundada por Bryant.

El fatal viaje comenzó a las 9.06 de la mañana en el aeropuerto John Wayne de Santa Ana, al sur de Los Ángeles. La familia Bryant vive en Newport Beach, una localidad costera. Bryant utilizaba habitualmente el helicóptero para moverse por la región de Los Ángeles incluso en sus tiempos de jugador de Los Angeles Lakers. Se dirigían al aeropuerto de Camarillo, al norte de la ciudad, para ir a la Mamba Academy, en Thousand Oaks.

El helicóptero atravesó el norte de Los Ángeles con muy poca visibilidad. En el momento del accidente, el techo de nubes se encontraba a 335 metros de altitud, según el informe de la Comisión Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB). La visibilidad era de cuatro kilómetros. El informe incorpora fotos de vecinos de la zona que revelan una espesa capa de niebla. Aquel día las condiciones climáticas hicieron que ni la policía ni el sheriff sacaran sus helicópteros por la mañana, aunque eso no significa que el tráfico privado esté vetado.

En su última comunicación con una torre, el piloto dijo que iba a elevarse para superar la capa de nubes. El aparato se elevó bruscamente por encima de los 2.000 pies de altitud (609 metros). Un minuto después, inició un descenso vertiginoso a 20 metros por segundo (4.000 pies por minuto) y virando hacia la izquierda. Cuando se estrelló contra la montaña iba a 296 kilómetros por hora. El cráter principal del accidente mide 7 metros por 4,5.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: